La fiesta, la resaca y la afición

Abril 07, 2013 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

“Fuera lista Clinton; thanks you”. Así rezaba una de las pancartas que adornaban el ‘Pascual Guerrero’ la noche de la fiesta del América. Había otra que decía: “El narco-fútbol... tranquilos que ya el diablo les pagó la cuenta”. Y una tercera que me dejó pensando: “Ya pagamos los platos rotos nosotros. ¿Y los demás?”.Esto decía la gente en la tribuna. Que no crean los mafiosos que dañaron ‘la mechita’ que la gente no sabe que pasó; o que los 16 años de infierno que nos hicieron pasar quedaron en el olvido. La fiesta fue emocionante. Valió la pena venir a vivirla porque emocionado vi al embajador Michael McKinley cuando anunció: “Me lo propuse desde que llegué y lo conseguí. Puedo anunciar con placer, alegría y satisfacción que el América sale de la Lista Clinton. Hoy todos somos diablos rojos”.Ahora viene la resaca. Oreste Sangiovanni, ese hacedor de gestión y deshacedor de los negocios oscuros que empañaban el América es consciente que hay una deuda de $22 mil millones que nos dejaron ‘los señores’ de los malos manejos que hundieron el equipo. Y que “esto no empezará a andar hasta el próximo 11 de mayo, por lo que debemos proyectar y clarificar el futuro de la institución”.¡Felicitaciones! Lograr la confianza de los gringos luego de lo ocurrido no fue tarea fácil y entre él y Andrés Botero, lograron lo que parecía imposible. Alguna vez oí decir: “Lo mejor que le puede pasar al América es que se acabe”.Pues no se acabó y aquí está. Lo mejor para la crisis es que hay varios interesados en adornar la camiseta del equipo, que hay técnico serio y con ganas y jugadores jóvenes ansiosos de cancha y de figuración por goles.Juninho Paraiba me comentó: “Era un peso que cargábamos todos. Nuevos y viejos. Ahora todo es solo fútbol y goles”.Vino Angelino, el vicepresidente, una lección de dignidad y lucha personal. Respecto a la fiesta americana me dijo: “Esto no termina aquí ni es el grito de victoria final. Es solamente el comienzo de la lucha larga que nos espera contra bacrim, narcos y guerrilla. Ellos no quieren la democracia y nosotros tenemos que luchar por ella”. Y luego, el apunte político del vice: “Qué nos van a creer internacionalmente, si estamos buscando la paz afuera y aquí adentro vivimos agarrados como perros y gatos”, refiriéndose al lío de Pastrana y Uribe contra Santos. “Hay ocasiones en que las palabras hacen más daño que los fusiles”.Ahora siguen el regreso a la A, y la figuración internacional. No es mucho pedir de parte de una afición que me puso los pelos de punta en la tribuna sur gritando: “¡Ahí les va, ahí les va, la mechita de Umaña y Escobar!”.Volví a ver al ‘indio Montaño’, recordé a Cervino, a Carlitos Paz, al ‘Chinola’ Aragón, al gran maestro Adolfo Pedernera. Al médico Ochoa y a Vairo, a Arcángel Britto, al ‘Charol’ González, Montanini, Bataglia, Lóndero, y la lista de grandes que están en el recuerdo.Mirando esa página nefasta de los narcos que espero haya pasado, me resta decir: ¡Adelante muchachos. El futuro es nuestro!PD. Hablando con el Vicepresidente, me contó del lanzamiento de la campaña ‘Remánguese’, que propone erradicar las minas antipersona y frenar su sembrado en los campos colombianos. Es otra deuda de la guerrilla y de los paras: hacer memoria y descubrir las que sembraron y han dejado lisiados a 10.254 colombianos, la mayoría mujeres y niños. ¡Qué vergüenza!

VER COMENTARIOS
Columnistas