Felicidades prudentes

Felicidades prudentes

Enero 02, 2011 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Dijo la viceministra de Salud, Beatriz Londoño: “lo peor de este invierno comenzará cuando deje de llover”. Es la frase más corta, más dolorosa pero más cierta. Y resume lo que será para Colombia el año que empezó ayer.Y lo digo para que desde un principio estemos conscientes de lo que tendremos que recuperar del país dañado por el invierno.Casi todos los campos de primera en el Valle, Cauca, Antioquia, Nariño, Córdoba, Magdalena, Bolívar y Guajira, fueron pasto de las aguas que aún no terminan de ahogar a los agricultores de todos. Ellos tendrán que empezar de cero a reforestar la tierra, abonarla, consentirla y dejarla lista para un nuevo campo colombiano.Aquí juega mucho el empleo porque si bien se necesitará mucho personal para la obra, hay que estar alerta a los sueldos y a las condiciones que muchos tratarán de aprovechar y violar en esta época de necesidad. Los decretos en el papel suman cifras pero en la realidad bajan de tono. Por ejemplo, ¿que se hará con las escuelas albergues? ¿Dónde irán los niños y los padres que por ahora acampan la tragedia en estos centros docentes, para que puedan reiniciarse las clases?¿Qué se hará con las miles de trabas jurídicas que inventaron algunos congresistas para evitar la extinción de dominio a las fincas lujosas e improductivas que robaron los narcotraquetos a los campesinos de bien? ¿Cómo hacer para que vayan a las manos de los trabajadores que las pongan a producir de inmediato?También es necesario un estudio de los pueblos y veredas ahogadas por el invierno, para decidir si vale la pena la reconstrucción o es mejor reubicarlas para evitar la repetición de la catástrofe.Así mismo, debemos prepararnos para la irremediable subida de la canasta familiar, y ya está advertida la importación de alimentos. Corabastos en Bogotá ya anunció las primeras ausencias en los mercados de la población menos favorecida , que además quedó en seria desventaja luego de la pequeña e insuficiente alza decretada en el salario mínimo.Y se nota la lenta aplicación de una política de salud preventiva , sobretodo en la población infantil , para las plagas que dejarán las aguas empozadas que cubrieron los pueblos de Colombia.Claro que, aunque no se diga, ‘la Niña’ destapó todas las ollas podridas de los contratistas ladrones que efectuaron carreteras como las de Santander , que con las primeras gotas de agua quedaron despedazadas. Cayeron como fichas de dominó, demostrando la falta de profesionalidad y honradez de quienes las construyeron. Y si se suma la falta de vías alternas que sólo aparecen construidas en los mapas de Invías, se desenmascara más corrupción. Como destaparon los candidatos del Partido de la Indolencia Nacional -PIN- a la Gobernación del Valle, que por encima del desastre, de la necesidad y de la tragedia, quisieron celebrar elecciones inútiles que al final se aplazaron y quedaron, ojalá, canceladas.Aquí es donde el pueblo debería reaccionar para saber por quién debe votar para un Valle nuevo y mejor. Y ni hablar más de los inútiles de las Corporaciones regionales, CAR, hoy en la mira del Procurador.Este es el mundo que volvimos loco: Helado en el Norte, ahogado en el Centro y asfixiado con el calor del Sur.PD. Brasil inició una nueva etapa. Venezuela cerró el candado dictatorial. Y nosotros iniciamos con buena imagen y resultados contra el crimen organizado. ¡Feliz y Prudente 2011!

VER COMENTARIOS
Columnistas