El retorno de la duda

Diciembre 05, 2010 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Cuando todos creían que Álvaro Uribe estaba dedicado, como él mismo dice, a ordeñar y a twittear, apareció ante los micrófonos de RCN para aclarar puntos oscuros de su gobierno. Me parece que 117 días después de haber dejado el poder trajo más dudas que cuando salió el pasado 7 de agosto.Defendió a los suyos, especialmente a Bernardo Moreno y a Mario Aranguren diciendo que el primero nunca ordenó nada ilegal, “sólo preguntó por asuntos y personas que interesaban a la Presidencia de la República”. Y sentenció que le sorprendería que llegara a comprobarse lo contrario. Quedó la duda sobre cuáles eran las preguntas, cómo y a quién se hacían.Sobre Aranguren dijo: “Está en la cárcel un inocente por una diferencia de interpretación de la ley”. Grave, porque siendo la ley igual para todos, según el ex presidente éste funcionario aplicó la ley a su antojo y ese antojo es válido. ¿Qué tal entonces que cada uno de nosotros tuviera “una interpretación de la ley” y esto fuera una disculpa para la defensa?En la entrevista, Uribe aceptó que sugirió el asilo a varios de sus compañeros de gobierno, entre ellos a María del Pilar Hurtado, porque “no hay garantías en la Justicia colombiana”. Recordemos que esa Justicia fue la que dejó después de ocho años de peleas con magistrados que se atrevieron a defender la independencia del Poder Judicial ante sus caprichos ejecutivos.Hizo una muy grave acusación contra el fiscal (e) Mendoza Diago al citar una frase suya: “Si no anuncio resultados, los medios me cocinan”. Si esto es así, pues muy grave, porque significa que un funcionario de sus características dicta sus providencias para titulares de los medios.Uribe esbozó un mapa de seguridad que no corresponde a las acciones armadas que han desencadenado las Farc en los últimos meses y que han dejado muchos muertos, lo que tal vez ha sido opacado por la noticia diaria del invierno que nos azota. Y es verdad que los golpes a las Farc han sido contundentes, y el ELN ya nos es más que una colcha de retazos sin destino que se dedica a secuestrar humildes trabajadores para negociar sus vidas por dinero con las multinacionales.Es de destacar que el ex Presidente reconoció errores en Agro Ingreso Seguro y en Estupefacientes, aunque insistió en que su ministro Arias hizo todo de buena fe y no recibió plata de empresas beneficiadas para su campaña. En otro sí pero no se refirió a Estupefacientes y en un mea culpa reconoció que faltaron decisiones más drásticas y oportunas sobre los bienes de los mafiosos. Al final, me quedó la impresión de que las gotitas siguen siendo necesarias cuando la pregunta no gusta o sorprende.También me queda la duda sobre lo que piensa el otro lado de la orilla. En el twitter de la oposición muchos se creen los paladines de la verdad y emiten comentarios atrevidos y desobligantes que insultan a los que realizaron la entrevista o a cualquiera que no piense como ellos. Exigen tolerancia y denuncian violencia, pero siembran insultos y juzgan sin respeto el trabajo ajeno.Largo camino nos falta para la paz.

VER COMENTARIOS
Columnistas