El Pacífico más violento

El Pacífico más violento

Octubre 28, 2012 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Aunque no se ha puesto un dedo para lograr la reivindicación social del Pacífico Colombiano, y al contrario se sigue caminando por el sendero militar que no es la solución, no paran las muertes entre jóvenes pandilleros, ahora con el grito urgente desde Quibdó.Ya no sólo es Tumaco el que da la queja. Ahora son la capital del Chocó, Guapi y Barbacoas que claman la mano social porque las cifras oficiales de muertos jóvenes suman 400, sólo en cifras oficiales, hasta el mes de julio de este 2012. Lo que quiere decir que aquellos que no se denuncian suben este guarismo trágico quien sabe hasta dónde. Y lo que me dicen de la Pastoral Social de las Diócesis de la región: “Aumenta la Fuerza Pública pero no rebajan las muertes, ahora con otro elemento que ha toma la juventud sobretodo en el Chocó: la minería ilegal del oro y otros metales que unida al narcotráfico, la madre de todos los vicios, sigue aumentando el caudal sangriento de esta Costa Pacífica”.Tampoco pudieron con este tema ni los militares ni la Policía especial. Muchos anuncios de algunas capturas, a veces sobrevaloradas, y poca inversión social en estos puertos del olvido que, supuestamente en el papel, van a dar la cara de Colombia en los TLC firmados con otros países.Me pregunto: ¿Dónde van a cargar y descargar todo lo anunciado para esta zona del mundo, si la corrupción sigue campante en los muelles de Buenaventura, y las muertes siguen disminuyendo la juventud de Tumaco, Guapi y Barbacoas? ¿Cuál es la seguridad que van a encontrar los importadores y exportadores para sus productos que intentarán nuevos mercados en China, Japón, Corea, Centroamérica y los Estados Unidos? ¿Hay alguien en Comercio Exterior que pare el gasto militar inútil según los resultados, e invite a sus colegas del Interior, de Hacienda y Agricultura y Medio Ambiente a que pongan los ojos en esta costa del futuro?¿Cuántos muertos más se necesitan, además de estos 400 hasta julio, para que el Gobierno entienda que aparte de lo militar la solución es social? Es con empleo como se sacan estos muchachos huérfanos de Estado hacia el camino del bien. No es con más fuerza pública, como lo demuestran los pobres resultados contra las pandillas, como se soluciona el problema.Si de algo sirve, desgrano las cifras hasta julio: Quibdó, 80 muertos; Buenaventura, 163; Tumaco, 149. Esto sin contar desaparecidos y desplazados que en más número que antes siguen llenando las calles de Bogotá y otras capitales paseando su miseria y su abandono.El comunicado agrega: “La comunidad no puede seguir sospechando de la participación activa del brazo armado de la ‘ley’ (sic) en tantos homicidios considerados como acciones de ‘limpieza social’ ( sic) , como tampoco es posible entender que en ciudades pequeñas como Quibdó, Itsmina, Guapi, Tumaco, Turbo, Apartadó y Buenaventura, con gran abundancia de personal uniformado, los paramilitares, guerrilla y otros grupos ilegales armados realicen a sus anchas sus actos criminales acompañados de la impunidad”.La palabra la tiene el Gobierno Nacional al que una vez más, espera la comunidad para hablar frente a frente.

VER COMENTARIOS
Columnistas