Del tedio a la euforia

Junio 20, 2010 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Desde Johannesburgo.El pasado domingo era uno de los más tediosos de este Mundial que aún no da el gran partido, salvo la sorpresa de Suiza sobre España y el triunfo de los manitos sobre Francia. Todo iba así, hasta que este bendito oficio de periodista hace vibrar mi celular.Y me dicen de Bogotá: “¡Al aire que acaban de liberar a Mendieta!”. Allí terminó el tedio y empecé a transmitir emociones de aquellas que siente uno cuando al fin logró algo esperado por todos.Porque, aparte de María Teresa, su señora, de Jenny y de José Luis, esto era esperado por todos los que hemos ido siendo parte de la familia de los secuestrados. ‘Papucho’, como ella le dice, se ganó el corazón de los colombianos por su manera de ser, de resistir y de mandar, aún en las peores condiciones del secuestro a que fue sometido luego de defender la democracia en Mitú hasta que las balas se acabaron. Él venció la miseria de quienes cambiaron la sensatez con la locura de encadenar a seres humanos en la selva, acabando con ellos y con sus familias.En seguida me comunicaron la segunda victoria colombiana de este Mundial en el que no participamos. Estaba al habla doña Robertina, y luego pasó Emiliano, porque Murillo también había sido rescatado por el Ejército. Y pasó Mile y hablé con todos, que transmitían la alegría de la libertad y hacían que vibráramos como si estuviéramos más cerca que nunca.Entonces me anunciaron el encuentro de Arbey Delgado y me comuniqué con Ruth Amelia, que no falló un fin de semana en la montañita de ‘El Cabuyo’, a las once en punto, para hablar con su hijo a través de ‘La noche de la libertad’. Casi siempre le dedicó una ranchera de Vicente Fernández confesándole que a veces se tomaba sus guaritos “para olvidar un poco la pena”. Y más fuerte que nunca había dicho en el último cuentagotas de dolor: “¡Yo no quiero más pruebas de vida. Quiero a mi hijo en persona, carajo!”.Y hablamos aquí con Óscar Córdoba, quien dijo: “Bienvenidos, son hermanos que regresan a la libertad”. Y el Pibe Valderrama, y luego el ‘Bam-Bam’ Zamorano: “Es lo bonito del fútbol. Acoge las buenas noticias y las comparte con todo el mundo”. Los colegas del mundo querían saber cómo se desarrollaba la Operación ‘Camaleón’ con la cual el Ejército rescataba secuestrados en Colombia. Era como una película que les contaba a través de RCN. Ellos trataban de entender las barbaridades y buenas nuevas que se sucedían en la selva del Guaviare.Esta alegría se empañó cuando Alan Jara me dijo que faltaba William Donato. Entonces pensamos en doña María del Carmen y don Tiberio que llegaron a Bogotá desde su Sogamoso a recibir a su hijo que apareció al otro día. En el programa celebramos el 53 cumpleaños del general Mendieta y el de Elkin Hernández que todavía espera su libertad.Así que el gozo me llenó con los rescates. Y puso a todos los escuchas de acá, sobre todo a los extranjeros, a preguntar qué pretenden las Farc con la humillación de las cadenas. Cuál es el gusto de acabar con la vida de seres humanos pudriéndolos en la selva. Todo el mundo, literalmente, vivió lo del domingo pasado. Aquí mis colegas de muchos países estuvieron atónitos por los hechos que ocurrieron.Hoy estaremos en Pretoria donde votarán los compatriotas que viven en Suráfrica. Ustedes allá, cumplan con el deber y el derecho. Sólo así, aunque a veces los resultados sean adversos, podremos conseguir la verdad, la justicia y la reconciliación que necesitamos.

VER COMENTARIOS
Columnistas