Vendió el alma

Vendió el alma

Septiembre 12, 2011 - 12:00 a.m. Por: Antonio de Roux

Comienzo manifestando mi admiración por los afrodescendientes. Me gustan su vivacidad y su espíritu alegre. En materia de agudeza mental no tienen nada para envidiar a las otras etnias y, por el contrario, su inteligencia emocional es mucho más desarrollada que la correspondiente a la mayoría de la población. Sin embargo, debo expresar mi desconcierto ante la manera como María Isabel Urrutia, candidata del Polo, viene adelantando su campaña a la Alcaldía de Cali.Este país cuenta con distintas vertientes de izquierda, y no me equivoco al afirmar que en general tales activistas tienen un talante incluyente y democrático, el compromiso sincero de construir una nación mejor a partir de las convicciones y el diálogo. Pero María Isabel le entregó su proyecto, le vendió el alma, a uno de los sectores más sesgados y recalcitrantes que tiene la izquierda, y que es el representado en esta región por el Senador Alexánder López. La mutación de la otrora apacible campeona olímpica, afloró en una rueda de prensa celebrada el pasado 29 de agosto, durante la cual varios aspirantes a la Alcaldía expresaron su opinión sobre la inscripción de Rodrigo Guerrero. En esa oportunidad, esta señora no tuvo inconveniente en venirse con afirmaciones insidiosas e inaceptables contra el exalcalde. Como si éste cometiera un delito al defender sus derechos y al querer servir una vez más a su terruño. Dijo la Urrutia en la oportunidad aludida:- “Aquí se da una cosa muy, muy bacana, y es que cuando nace la ley de víctimas, los victimarios terminan ganando, y la víctima termina sacrificada, y aquí nosotros como candidatos no podemos ser los sacrificados para que el doctor Guerrero sea candidato a la Alcaldía de Santiago de Cali…”.- “Yo quisiera competir con él para que los caleños se dieran cuenta que es una posición de la oligarquía, que es una posición en torno a que ellos se sintieron bien representados cuando arrebataron hace un año, o un año y pico atrás y con trampa, orquestado desde el Gobierno Nacional pusieron al doctor Laurido. (sic). Entonces creen que pueden hacer la misma trampa”.- “Si les fue bien con Laurido a los ricos de Cali, no pueden pretender que la Alcaldía de Cali tengan que raponeársela, como se raponearon la Gobernación del Valle del Cauca, que pena tener que decirlo así, tan enfáticamente, pero es que ya empezamos una pelea, y una pelea entre los honestos y los deshonestos”.Los seres humanos cometemos errores, y cuando estamos incursos en una falta debemos evitar dar lecciones sobre aquello en lo cual hemos fallado. María Isabel Urrutia ganó medalla de oro en las Olimpiadas de Sydney en septiembre del 2000, pero luego fue sancionada y suspendida de las actividades deportivas por el término de dos años. El castigo provino de su comportamiento censurable. Le encontraron nandralona y efedrina, dos sustancias prohibidas, en una prueba antidopaje con ocasión del suramericano de pesas. Ella alegó una equivocación, pero su alegato fue desestimado por falta de sustento.A mi una cosa me queda clara en todo caso: no deseo que alguien sancionado por su comportamiento deshonesto o su descuido, que olvidó los valores inmensos de su etnia, que adoptó el discurso del resentimiento y la polarización, llegue a conducir los destinos de mi ciudad.

VER COMENTARIOS
Columnistas