Recuperar el lote del Sena

Septiembre 21, 2015 - 12:00 a.m. Por: Antonio de Roux

Con frecuencia en las ciudades existen espacios que han quedado rezagados del desarrollo físico. Se trata de áreas llamadas a cumplir un papel determinante en la renovación o revitalización urbana, proceso analizado con rigor académico por Benjamín Barney , mi colega de páginas editoriales. Esta consideración es oportuna porque Cali cuenta con una extensión importante y muy bien ubicada, que debería incorporarse cuanto antes a los planes de consolidación del espacio para uso público. Me refiero al lote del Sena, ubicado en la Avenida 4 norte, frente a la Plazoleta Jairo Varela.El inmueble, cuya superficie puede llegar a cinco o seis mil metros cuadrados, tiene especial recordación porque en él funcionó la Plaza de Toros de Granada. Este escenario taurino abrió en noviembre de 1929. Dicen las crónicas que el mayor lucimiento en la fecha inaugural no lo tuvieron los diestros contratados sino las madrinas del espectáculo, señoritas Dora Otero, Lulú Bueno y Olga de Lemos.En Cali habían funcionado con anterioridad otros circos de toros, siendo el más importante aquel conocido como Plaza de Belmonte, que comenzó con el lleno completo de sus tres mil quinientas localidades en diciembre de 1917. Machaquito, un autor taurino, cuenta que en la segunda corrida celebrada en ese lugar tuvieron la curiosa idea de bautizar los toros con los nombres de los diarios y gacetillas locales: Correo del Cauca, Relator, Los Principios, Pendón Azul, El alacrán y La Orientación. El dato da luces sobre la agitada actividad intelectual y editorial de carácter partidista que existía por aquella época. La plaza de toros de Granada acogió adicionalmente espectáculos musicales, y tras la demolición de los tendidos el terreno pasó a ser propiedad del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena. Esta entidad le daría uso como parqueadero público y como campo de adiestramiento en el manejo de maquinaria pesada. En ese suelo emblemático de la ciudad no se escuchó más el rumor entusiasta de los espectadores, sino el ruido de las retroexcavadoras y los montacargas.Hay dos razones por las cuales el lote del Sena es necesario para Cali. La primera es que permitiría generar un eje peatonal que empieza en el barrio Granada, pasa por el CAM, se articula con el Parque del Río y continúa por la calle 12 hasta la futura Ciudad Paraíso. La segunda consideración consiste en que dentro del mismo proyecto sería posible solucionar las necesidades de algunas dependencias municipales, las cuales se encuentran estrechas en su emplazamiento actual. Para estudiar y diseñar las propuestas sería necesario convocar a los profesionales de la arquitectura y el urbanismo, que bastantes tenemos y de muy buena calidad.El alcalde Guerrero y Alfonso Otoya, su anterior secretario de Servicios Administrativos, hicieron esfuerzos considerables por adquirir el predio en cuestión, pero la entidad educativa nacional no se facilitó. El asunto, sin embargo, debería ser convertido en prioridad por la próxima administración municipal. El doctor Prada actual director del Sena, quizá entienda que nuestra ciudad no puede darse el lujo de tener inmuebles de engorde en su zona más valiosa y céntrica. También comprenderá que a un organismo llamado a ser modelo de gestión, le queda muy mal el uso irracional e ineficiente de los recursos ciudadanos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad