La Súper está impedida

Julio 28, 2014 - 12:00 a.m. Por: Antonio de Roux

La mayor parte de la energía eléctrica que consume nuestro país tiene origen hidráulico. Proviene del agua, léase de embalses o de instalaciones de paso. Siendo el líquido esencial para la generación resulta explicable que cuando este escasea por la llegada del verano o por fenómenos como el del niño, los precios de la electricidad suban, como en la actualidad sucede.Para evitar el impacto de estas situaciones sobre el consumidor las compañías comercializadoras y Emcali es una de ellas, manejan una canasta que surten mediante compras de energía futura, usualmente más barata, y con adquisiciones en la bolsa energética del día. En esta última son comunes los precios superiores, especialmente en estaciones secas como la que estamos viviendo.Las precisiones mencionadas son indispensables para entender la situación que se presenta en nuestra ciudad con relación a las tarifas del fluido eléctrico. La verdad es que Emcali no compró a tiempo, cuando los precios eran relativamente bajos, las cantidades requeridas para atender a los usuarios y debe hacerlo ahora época en la cual los valores han aumentado. Su proceder causa desconcierto porque hay otros comercializadores que si se prepararon y ofrecen energía más barata. La gente se pregunta entonces, sobre los responsables de lo acontecido. La primera mirada, la de los desinformados, se dirigió a aquellos que producen electricidad en la región. Los inquisidores ignoraban que quienes proveen a Emcali en esta comarca, no pueden cambiar las condiciones de venta. Esas condiciones, tanto en el mercado regulado como en el no regulado, son dictadas por el sistema. Tal es así porque toda la energía producida debe entregarse a la red nacional para atender de manera equitativa a los usuarios. Desconocían también que Epsa, nuestra generadora insignia, ha hecho grandes esfuerzo para ayudar a las Empresas Municipales en lo que está a su alcance. La segunda mirada acusatoria se ha dirigido a los administradores recientes y actuales de Emcali. Quienes recriminan en este caso tampoco tienen razón. La empresa ha tenido directivos en general competentes, pero hasta hace unos meses estuvo intervenida, sometida al poder absoluto de la Superintendencia de Servicios, padeciendo toda suerte de restricciones para contratar y adquirir en el favorable mercado de futuros.Por eso no se entiende que esa misma Superintendencia de Servicios, quien podría ser corresponsable de la situación tarifaria registrada, aparezca anunciando una vigilancia especial a Emcali con relación al incremento en las facturas. En otras palabras la entidad debe estar advertida que no le corresponde ser juez y parte, que podría estar impedida y lo más decoroso es depositar la investigación en manos de otra dependencia oficial. Recientemente se han levantado voces cuestionadoras por el hecho de que Salvajina esté acopiando agua y aproveche la pluviosidad pasajera registrada en la zona del Suroccidente. Sobre esto conviene mencionar que el manejo de la presa y de su almacenamiento se efectúa de acuerdo con estrictos protocolos técnicos y de seguridad aprobados por la CVC. Además, al guardar el líquido se contribuye a que, de arreciar el rigor del niño, podamos alimentar el acueducto caleño, irrigar el campo Vallecaucano y favorecer la estabilidad de la tarifa eléctrica.

VER COMENTARIOS
Columnistas