Elecciones sin Angelino

Diciembre 15, 2014 - 12:00 a.m. Por: Antonio de Roux

En las próximas elecciones Cali pasará una prueba de fuego. Tendremos que escoger entre una administración cercana a los ciudadanos, capaz de generar oportunidades de desarrollo y empleo, comprometida con estrategias sociales que estimulen la inclusión social y derroten la polarización, o permitir que la ciudad caiga en manos de la politiquería. La última de las alternativas mencionadas sería imperdonable si se tiene en cuenta que Rodrigo Guerrero dejará finanzas en orden y manejadas con pulcritud; un municipio viable y recursos suficientes para impulsar programas vitales.Sin embargo, el legado principal de Rodrigo y de su coequipero Nelson Garcés Vernaza, cuya ausencia lloramos, consiste en haber establecido que para gobernar se requiere la colaboración de los partidos, pero dejando claro que la línea directiva no puede provenir de los directorios políticos sino de los ciudadanos comprometidos, entre los cuales el alcalde municipal es el primero. Según los datos entregados por las investigadoras Gallup y Cifras y Conceptos, de los candidatos a la alcaldía Angelino es el que lejos va de puntero. Siguen otros aspirantes con aceptación menor, entre los cuales se cuentan profesionales capaces, conocedores de la ciudad y sus problemas. Por otra, parte en los círculos sociales se mencionan las posibilidades del exalcalde Germán Villegas Villegas. Ahora bien, la salida de Angelino del debate electoral pareciera ser un hecho. En la U no lo quieren por su talante independiente, pero de manera paradójica el Consejo Nacional Electoral dijo hace tres semanas, que si Garzón quiere candidatura en Cali o Bogotá, debe conseguir con aval de ese partido.El concepto del Consejo podría violar la Convención Americana de Derechos Humanos, la cual garantiza los derechos a elegir y ser elegido. Angelino entonces, tendría la posibilidad de exponer su caso ante la Corte Interamericana, solicitando medidas de protección. No obstante, todo indica que el ex vice presidente está lejos de enfrentarse con el partido que representó en el pasado. Por eso ha escrito una carta abierta en la que afirma: “Continuaré esperando con paciencia la decisión final de la dirección colegiada del partido de la U…” y agrega: “Invito a todas las personas e instituciones nacionales e internacionales, para que analicen de manera serena y objetiva el concepto del Consejo Nacional Electoral en el marco de los mandatos de los derechos humanos, los cuales el Estado colombiano, incluyendo el poder legislativo y judicial, deben cumplir y hacer cumplir”.Con la salida de Angelino mejorarían las perspectivas de Germán Villegas. Este tiene rancias credenciales como uno de los jefes histórico del Partido Conservador, y hace poco le apostó a la reelección presidencial. Se rumora insistentemente que viene cocinando una alianza con Dilian Francisca Toro, cuyo panorama judicial continúa despejándose y quien desea gobernar el departamento a nombre de la U.Pero al considerar alternativas como la anterior debemos caer en cuenta que estamos en otros tiempos y se deben consolidar las transformaciones obtenidas. Esto significa abrir el espacio a nuevos actores, renovar las instituciones locales, afrontar sin miedo los cambios estructurales requeridos. Ojalá los líderes de opinión y los ciudadanos todos fuéramos capaces de comprometernos en este empeño.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad