Oasis 120800

Abril 03, 2012 - 12:00 a.m. Por: Gonzalo Gallo

Ayúdame, Señor, a eliminar cualquier vestigio de crítica, juicio, condena, exclusión y desamor.Que yo supere la separación entre buenos y malos y entienda que tú estás en todas las personas.Si miro con tus ojos y amo con tu corazón, veo a los enemigos como entrenadores que me pulen.También los ‘malos’ son tus hijos y puedo ser compasivo con ellos como Jesús de Nazareth.En lugar de juzgarlos debo amarlos y aceptarlos; en lugar de condenarlos puedo tratarlos con bondad.Cuando yerran ‘no saben lo que hacen’ y lo mismo hago yo si me aparto de tu lado.Padre, en tu plan de amor todo está bien programado y las tinieblas son tan necesarias como la luz.Mi misión es amar en lugar de odiar y comprender en lugar de odiar. Estoy en la tierra para unir, no para enfrentar.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad