Unas de cal y otras de arena

Unas de cal y otras de arena

Diciembre 14, 2012 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Un acierto el alumbrado de Navidad, sobrio y elegante. Las iglesias de la Merced y  San Antonio iluminadas dando una impresión tridimensional. Los parques  con luces ecológicas sin necesidad de esa proliferación de mal gusto que nos ha caracterizado, al aglomerar muñecos de icopor costosos y horrorosos que terminan en cerros de basura contaminante. Que bueno que no tenemos trancones, ni la feria del choclo ni las sucursales del palacio del colesterol. La empresa privada del Valle del Cauca puso un grano grande de arena esta Navidad con sus aportes generosos al enlucimiento de la ciudad. Ojalá que en los barrios más lejanos también haya luces y novenas. Espectacular el árbol de Navidad con botellas de Pony Malta de la Ecoaldea Nashira y el muñeco de nieve hecho con vasitos reciclados. Las casas de ladera de Terrón Colorado se han llenado de luces para resaltar las fachadas recién pintadas con colores fosforescentes que tan generosamente ha financiado la Fundación Sidoc.Así como cambiar el derroche del alumbrado fue una  decisión sabia, da tristeza que las buenas intenciones del Alcalde de establecer una cultura de la legalidad haya encontrado tantos tropiezos. El Secretario de Tránsito que empezó con tanto ímpetu tuvo que irse amenazado, y con razón no quiere seguir al frente de esa Cartera. Las mordidas han regresado más descaradas que antes. A una amiga que se le vino una bicicleta encima, la amenazaron con llevársele el carro a los patios y como andaba con un bebé y no tenía vehículo para llegar a la casa no tuvo otra alternativa que pagar lo que el guarda abusivamente le pedía.Los homicidios siguen disparados, las bandas criminales se han tomado algunos barrios. Los primeros días de diciembre se reportaron 53 asesinatos. El fin de semana pasado 20 homicidios y 18 lesiones personales, siendo el día más violento el de las Velitas cuando se reportaron 8 casos, dos de ellos homicidios triples. El secretario de Gobierno de Cali, Carlos José Holguín, siempre ha encontrado excusas para la violencia, ahora dice que son ajustes de cuentas del narcotráfico, y ¿cuándo no han sido? Pero, ¿cuál es la solución? ¿Esperaremos a que las balas perdidas lleguen a los estratos 5 y 6 para reaccionar? Mientras estén concentradas en Floralia,  Simón Bolívar y Potrero Grande seguimos con la actitud de que aquí no pasa nada.¿Se le está acaso saliendo al Alcalde de las manos la ciudad? ¿Es necesario un ajuste en el Gabinete? ¿En qué va la cultura de la legalidad?  Necesitamos un Zar Anticorrupción idóneo como lo tiene el Departamento, pues parece que los caleños y caleñas hemos rehusado a que nos reeduquen y así como vamos estamos perdiendo el año.

VER COMENTARIOS
Columnistas