Prestigio, deporte y paz

Prestigio, deporte y paz

Agosto 19, 2016 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

El triunfo de la colombiana Caterine Ibargüen como la reina del salto triple sigue la tradición de las mujeres ganadoras de medallas de oro, primero María Isabel Urrutia en Sidney en el 2000, Mariana Pajón en Londres en el 2012 y con medalla de plata la Vallecaucana Yuri Alvear. No hay duda que Colombia va bien; nos hemos dado cuenta que los fondos que se invierten en el deporte dan sus frutos.El prestigio de Colombia no es sólo a través de sus deportistas sino también en las artes, ‘El abrazo de la serpiente’ nominada para los Oscar del 2016 como una de las mejores películas extranjeras, está en las carteleras de los cines europeos con críticas excelentes. El documental ‘Colombia Magia Salvaje’ ha dado a conocer a nuestro país como destino turístico, después de que el Príncipe Carlos se atreviera a visitar el Río de los Siete Colores, en Caño Cristal, sin temerle a que La Macarena fue en su momento la finca del Mono Jojoy y sede del Comando de las Farc.Nuestro proceso político es también tema de interés en Inglaterra.El prestigioso diario ‘The Guardian’ ha titulado un artículo “Colombia enfrenta un dilema al estilo ‘brexit’ en el voto para terminar la guerra con las Farc”. Los ingleses se despertaron un día atónitos al ver que como resultado del oportunismo político ya no pertenecían a la Unión Europea. La desinformación había logrado que la gente al enfrentarse con un referéndum decidiera votar a favor del Brexit (salirse de la Comunidad Europea) y lo más irónico es que aquellos que votaron por salirse ven hoy sus casas, sus acciones y su moneda devaluadas y ellos empobrecidos. Los que votaron por el ‘Sí’ solo recuerdan que su voto iba a expulsar a unos emigrantes. La confusión era tal que algunos pensaban que eran los nigerianos los que serían excluidos cuando estos como miembros del ‘common wealth’ o excolonias británicas, siempre han estado allí. Otros hasta llegaron a pensar que iba a detener la invasión del turismo musulmán pero esta antes se ha incrementado con la devaluación de la libra.Le preocupa al Guardian que un mecanismo de validación y consulta al votante primario afectado por apetitos políticos de la derecha y cuya decisión tomada en un instante y no permite reversa sea el más idóneo para decidir asuntos tan vitales como si se hace o no la paz en un país que lleva 65 años de guerra. El diario considera que la animadversión hacia las Farc y el desgaste del presidente Santos podría llevar a los colombianos a votar por el ‘no’. El plebiscito para avalar los acuerdos con las Farc tendrá un costo de $350.000 millones. ¿Y si no sale, hasta cuándo continuaremos en guerra?Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas