¡Presidente, ya!

¡Presidente, ya!

Noviembre 25, 2016 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

“El odio se gana tanto con las buenas acciones como con las malas. Un Príncipe para conservar el poder es a menudo obligado a ser perverso porque cuando el grupo (ya sea pueblo, soldados o nobles) del que juzga necesario para mantenerse está corrompido, es conveniente seguir su capricho para satisfacerlo pues las buenas acciones serían tus enemigas”. Este consejo de Maquiavelo de hace 500 años y seguido por mandatarios a través de las épocas desde Napoleón a Trump, no lo ha tenido en cuenta el presidente Santos formado en Harvard y la London School of Economics. El pensamiento democrático supone que el bienestar de los gobernados se puede consultar con ellos mismos, sin tener en cuenta que en esta época de redes sociales, el capricho, el odio y la venganza de unos pocos puede volverse viral y producir efectos negativos en contra de las mejores intenciones para el bienestar de los gobernados.El mundo entero, el comité del Nobel de Paz, los países demócratas que acompañaron las conversaciones de paz se quedaron atónitos con los resultados del plebiscito y están aún más con la reacción nefasta de los promotores del odio que siguen vendiendo la versión que en este país no cabemos todos en una descabellada campaña por llevarnos a la confusión total a través de la promoción de la mentira y el miedo. Uribe más preocupado porque sus pecados y los de sus compinches no lleguen nunca a ser castigados ha utilizado su liderazgo maquiavélico en un acto de total irresponsabilidad a tratar de satanizar el proceso de paz, promoviendo los fantasmas amenazantes del comunismo. Era ingenuo pensar que los motivos del rechazo a los acuerdos fueran otros que su propio pellejo y su ego martirizado porque su pupilo no quiso seguir sumando los muertos y decidió reincorporar a los vivos en un acto humanitario, de compasión.Sin duda alguna se cometió un error gravísimo de exceso de democracia al convocar al plebiscito y ahora al consultar y tomar en consideración a los promotores del No se está cayendo en el mismo error para refrendar unos acuerdos de paz quizá los más estrictos que conozca la historia en procesos similares. Nunca se ha oído que grupos alzados en armas asuman de su propio peculio la reparación de las víctimas. Que asuman crímenes de guerra cuando aún no la han perdido.Es grave que se le esté dando pie a que los grupos paramilitares que creo Uribe cuando fue Gobernador de Antioquia asuman lo que ellos consideran son las órdenes tácitas de sus mentores para empezar campañas de exterminio en un principio de los excombatientes pero luego del mismo gobierno y de los promotores del Sí. Siempre habrá gente que interprete las razones del odio en la justificación de la guerra y no queremos que nuestra Colombia se vuelva otra vez un baño peor de sangre. ¡Presidente, ya!Twitter Sigue en Twitter @atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas