Plataformas mortales en el MÍO

Enero 27, 2012 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Uno de los requisitos fundamentales para que un sistema de Transporte masivo cumpla su función es que, además de servir de medio de transporte, no sea en ninguna de sus instalaciones una trampa mortal para el usuario. Las estaciones del Sistema han causado en los pocos días que van de este año dos accidentes graves: una mujer discapacitada que se desplazaba en su silla de ruedas, al salir del MÍO en la estación de El Trébol, la silla se atascó y se fue de bruces, fracturándose el fémur; la otra es también una mujer de 70 años que se lesionó con una lata donde se han caído los soportes que previenen el roce del vehículo con el anden y que además deben servir de pasadizo para entrar al MÍO, causándole una herida con un sangrado profundo que la obligó a ir a la Clínica del Rosario para recibir atención médica.El año pasado hubo también numerosos accidentes causados por esta anomalía, que si bien ha sido denunciada no pareciera estar entre las prioridades de la gerencia del MÍO. Las estaciones utilizan un sistema llamado Polaris, que consta de una serie de rodillos colocados a lo largo de la plataforma y que deben conformar una superficie sólida para que se pueda entrar al vehículo sin peligro alguno. Este sistema se ha ido deteriorando y, según expertos en el tema, el diseño mismo tiene fallas considerables. Por otro lado, como el costo de reposición es insostenible se ha ido dejando el daño con las consecuencias ya descritas. Aunque hay un proyecto piloto que corrige el diseño y que se instaló en la estación de Tequendama y sigue funcionando después de dos años, las personas encargadas de la administración pasada no quisieron darle la solución lógica al problema. En los corrillos se comenta que el anterior Gerente del MÍO por las diferencias con el alcalde Jorge Iván Ospina pasó por alto los peligros para los usuarios arriesgando sus vidas y sometiendo al Municipio a cuantiosas indemnizaciones que ya deben estar siguiendo su curso en los juzgados. Hasta qué punto la irresponsabilidad es punible retroactivamente contra el funcionario es algo que se debe investigar.La nueva Administración entre los numerosos entuertos que tiene como son la inseguridad creciente del Municipio, la cultura de la ilegalidad como la ha bautizado Carlos José Holguín, los vendedores, la movilidad, el Ecoparque de la Bandera, la vivienda digna para los habitantes del Jarillón, tiene un deber impostergable de darle solución a este problema a la mayor brevedad y siendo que María del Pilar Caicedo llega con un bagaje técnico sin vicios aparentes, ni compromisos burocráticos, esperamos que esa trampa mortal de las estaciones del MÍO se solucione antes que haya más víctimas que lamentar.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad