Muñecas maltratadas

Marzo 11, 2011 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

‘Ni con el pétalo de una rosa’ es el nombre de la exposición de muñecas maltratadas que trajo Alejandra Borrero de Casa Ensamble, con el apoyo del WWB, más conocido como el Banco Mundial de la Mujer, a la ciudad de Cali y donde artistas y personalidades han plasmado lo que para ellos significa el maltrato a la mujer. Me impresionó la muñeca elaborada por Piedad Córdoba, un ser amarrado, maniatado, con la boca cosida ¿Qué tanto maltrato sufren hasta las mujeres más famosas? De los golpes y los abusos verbales se salvan muy pocas y ésto pasa en todos los estratos. Las cifras son aterradoras, en Colombia cada seis días muere una mujer a manos de su pareja; una de cada cuatro niñas ha sido abusada sexualmente; una de cada tres mujeres ha sufrido por lo menos un acto de violencia; dos de cada tres han sido maltratadas en sus hogares en los últimos seis meses; y, como si ésto fuera poco, la profesión más peligrosa para una mujer colombiana entre los 15 y los 40 años es tener un esposo o compañero sentimental, pues mueren más mujeres asesinadas que de cualquier enfermedad.Además la violencia en la familia no pareciera estar entre las prioridades del Gobierno. Luisa lleva más de un año desalojada de su casa por un marido que la sacó a machete, viendo a sus hijos a escondidas, de fiscalía en fiscalía. Ha recurrido al Defensor del Pueblo y sólo ha logrado que un hogar de paso le ofrezca un escondite, como si ella fuera la culpable. ¿Qué se hace por las desplazadas de la violencia intrafamiliar? Cada ves que Pedro se emborracha dice que va a matar a Elsa; hace poco le dio una muenda y la dejó semi inconsciente, no da un peso para la comida, los muchachitos se mueren de hambre y, sin embargo, no hay autoridad que pueda imponerle una caución o sacarlo de la casa de ella. Lo han apresado varias veces y lo sueltan al día siguiente. Seguro la va a matar. En este caso sólo el abandono del hogar y de los hijos podría salvarle la vida. Los que la conocemos nos sentimos impotentes ante la magnitud del problema. Cuando hablamos de seguridad ciudadana, nos concentramos en las pandillas, en el sicariato, el narcotráfico, pero nos olvidamos que detrás de las puertas de las casas hay mujeres golpeadas y asesinadas casi a diario. En este mes de la mujer, nuestro mensaje es para las autoridades: hay que atender a las mujeres que denuncian, no las dejen con una boleta de citación en la mano para que se la lleven a un hombre asesino, pues esa es su sentencia de muerte. Y como dice este cuento desgarrador: “Me mandó flores hoy y hoy es el día de mi entierro”.

VER COMENTARIOS
Columnistas