Mayo mes de fe y oración

Mayo mes de fe y oración

Mayo 25, 2017 - 11:55 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

El mes de mayo es el mes de las madres, de la Virgen María, de los lirios blancos, de la fe y la esperanza. Antiguamente era costumbre entre los católicos enviar una imagen de la Virgen María en una cajita que iba de casa en casa y que la gente se sentía muy orgullosa de recibir como si fuera una bendición. Hoy en día viaja indiscriminadamente por mensajes electrónicos dentro de las olas de informática que la gente recibe, borra o reproduce. Que triste que la fe que es algo espiritual y simbólico se difunda de esa manera como cualquier producto de consumo masivo, y esté sujeta a que el receptor la acepte o la rechace.

Este año se cumplieron 100 años de la aparición de la Virgen de Fátima a tres niños portugueses, Francisco y Jacinta Marto, fallecidos en 1919 y 1920, beatificados en 1970 y canonizados por el papa Francisco este año. La tercera Lucía dos Santos, madre carmelita, murió en el 2005 y será también canonizada prontamente. La celebración que contó con la asistencia del Papa Francisco fue apoteósica, fuegos artificiales que bailaban al ritmo de la música sacra y las mejores orquestas acompañaron la procesión. Fátima se convirtió en el destino favorito de peregrinaje de la primavera.

En Colombia y no tan lejos también tenemos nuestra milagrosa. En un pequeño santuario, humildemente preservado está Nuestra Señora del Rosario de Piendamó. La aparición fue el 14 de mayo, hace 46 años cuando Dorita Núñez y su hermana Rosa Amalia, lavaban en un estanque la ropa que su madre recogía a diario para ganarse el sustento. Con mucho esfuerzo se ha construido una pequeña capilla con un mural de estilo primitivista sobre la pared exterior. Al fondo, sitio de la aparición hay un altar de devoción y la chorrera donde se recoge el agua que posteriormente es bendecida ya sea por Dorita o por los sacerdotes que a diario ofician la Santa Misa. Muchos son los milagros que se le atribuyen a la Virgen de Piendamó. Hay muletas y bastones que llegaron con los enfermos que luego desecharon. No es un santuario fastuoso, es un lugar de peregrinaje, mantenido con mucho esfuerzo por la familia de Dorita. El 14 de mayo, el día de la Virgen de Piendamó, la procesión va acompañada no por las orquestas más famosas como la Virgen de Fátima sino por la banda de Piendamó, donde los niños tocan los instrumentos de percusión y los cargueros son jóvenes de la región.

Este mes, nublado por los paros: el de los maestros, el de Buenaventura que no da tregua, el Chocó con complicaciones con los derechos humanos, las inundaciones y sus damnificados y la preocupación por una posible fractura del Jarrillón, así como los atentados terroristas a nivel mundial hacen que los oasis de fe que existen en varios sitios del mundo, algunos más fastuosos que otros, sean sitios de oración para alejarse de ese turbulento mundo de la realidad.

Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas