Los dos pactos

Noviembre 30, 2012 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

La semana pasada el Gobernador firmó el Pacto Vallecaucano por la región, en un esfuerzo interesante del mandatario para rescatar la cordura, impulsar el desarrollo social, el emprendimiento y la seguridad, en un Departamento que ha sido golpeado por las malas decisiones de los votantes y el legado del narcotráfico que pareciera no desampararnos. Allí estuvieron, entre otros, Angelino, Roy Barreras, Yuri Alvear, el Arzobispo, Fernando Tamayo y José Osuna, presidente del Club Unesco Heritage, asesor internacional del Gobierno para el desarrollo. A espaldas del Gobernador, algunos Judas Iscariote están manipulando una extraña demanda para que haya reconteo de votos y se declare que en las elecciones en que fue elegido Useche ganó en realidad Jorge Homero. ¿No podemos dejar los santos quietos y permitir que Ubeimar, que está haciendo las cosas bien, que quiere acabar con la corrupción y rescatar la dignidad del Departamento, termine su periodo con el apoyo de todos y todas? Para los que están haciendo cuentas alegres, esa demanda debe ser fallada en el Tribunal y subir al Consejo de Estado. A Jorge Homero le resulta mejor empezar ya su campaña para el próximo periodo, llegar tranquilamente si los Vallecaucanos lo escogen y decirles a sus amiguitos del voto en blanco que se contenten con las cuotas burocráticas que tan generosamente les ha dado la administración presente.El otro pacto es el de la no violencia contra la mujer, que se firmó simbólicamente el 25 de noviembre, día declarado por la Naciones Unidas para resaltar la importancia de este flagelo y que compromete a las autoridades a la atención oportuna a las denuncias sobre el maltrato. Michelle Bachelet, directora ejecutiva de ONU Mujer se ha propuesto que durante su periodo esta costumbre patriarcal milenaria, que en algunos casos está consagrada en los libros sagrados como ocurre en el Corán debe desaparecer. También las violaciones, cuyas cifras no tiene aún el mundo, pues sólo se conocen las que denuncian y no las que ocurren dentro de las cuatro paredes de las casas donde padrastros, tíos y amigos se aprovechan de niñas adolescentes y que nunca salen a la luz pública.En Cali, según Medicina Legal, a diario 16 mujeres son atacadas por sus parejas sentimentales y 713 mujeres han sido víctimas de violencia sexual, sin considerar el mal trato psicológico al cual son sometidas mujeres de los estratos más altos y que por vergüenza nunca se ventilan públicamente. En este año cada 4 días se ha asesinado a una mujer y muchos de esos casos no tienen penas ejemplarizantes. Con fondos de cooperación españoles la Alcaldía está promoviendo pactos por comuna donde participan hombres y mujeres y que sería interesante extenderlo a los clubes sociales pues este no es solo un problema de pobreza.

VER COMENTARIOS
Columnistas