Las mujeres y el Alcalde

Las mujeres y el Alcalde

Marzo 18, 2016 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Desde los primeros días de enero el Movimiento Social de Mujeres de Cali buscó un espacio de incidencia en las políticas municipales del nuevo gobierno. A diferencia de la anterior administración, el alcalde Armitage, una persona que sabe que los problemas son para resolverlos y en vista que la preocupación más grande, aunque no la única son los constantes feminicidios que azotan a la ciudad y que quedan impunes, abrió un espacio para que tres mujeres del movimiento social participaran en el Consejo de Seguridad semanal y la posibilidad de estar presentes en el Consejo de Gobierno mensual. Recibió un grupo representativo en su despacho, las abrazó y se fotografió con ellas. ¿Qué pasó entonces el 8 de marzo? ¿Por qué no asistió al ritual que con tanto amor organizaron las mujeres en la plazoleta del CAM? Se construyeron mandalas con pétalos de rosas, frutas y granos y hubo cantos y versos era la forma de entregarle formalmente la petición de las mujeres, pero el Alcalde brilló por su ausencia y ni siquiera se excusó. Por el espacio solo transcribo parte del documento:“¡Y podría ser posible!, si en sus tres años de gobierno se propone:• Partir de la premisa de que para el buen vivir de la ciudadanía, el Gobierno Local debe posibilitar el acceso a movilidad eficiente y de calidad que llegue a las comunas, agua potable, salud, educación, vivienda, empleo y servicios públicos prestados por el Estado como garante del disfrute del Derecho a la ciudad , desde la preservación de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales.Para enfrentar las violencias hacia las mujeres, que las están llevando a la infelicidad y a la muerte, el Municipio con la orientación de su máxima autoridad, debe iniciar un proceso de formulación e implementación de una política pública de seguridad ciudadana que declare a Cali como Ciudad segura para las mujeres. Donde el Plan De Ordenamiento Territorial, El Plan de Desarrollo y el Plan de Seguridad incorporen perspectiva de género, tengan en cuenta las necesidades diferenciales de la población y definiciones concretas de atención, protección y prevención de violencias basadas en género.• Garantizar que la justicia sea accesible para las mujeres y las niñas brindándoles servicios jurídicos y especializados gratuitos, y capacitando a funcionarios y funcionarias encargadas de viabilizar la ruta de atención y en las diversas dependencias a las que les corresponde los principales servicios: la policía, los abogados y los jueces, los trabajadores sociales y el personal de salud, de modo que se garantice el cumplimiento de normas y protocolos de calidad. Los servicios tienen que ser confidenciales, sensibles y adecuados a las mujeres supervivientes• En el marco de la reforma Administrativa, se debe crear la Secretaria de la Mujer con el fin de orientar políticas, recursos, asumir responsabilidades estatales orgánicas en torno al tema.

VER COMENTARIOS
Columnistas