La masa crítica

La masa crítica

Marzo 21, 2014 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Con mucho esfuerzo, la participación de las mujeres en el Congreso del 2014 llegó casi al 20%, la más alta en la historia. 52 mujeres van al nuevo Ente Legislativo, 23 a la Cámara Alta y 29 a la baja. No alcanzamos el 30% que se había propuesto con la política de equidad de género. El Centro Democrático puso la mayor cuota con sus listas cerradas, entrando 7 de alto calibre al Senado por ese partido. La U se rajó en el Senado donde solo entraron 2, ninguna por el Valle, pues nuestra mayor electora Dilian Francisca Toro, fundadora de la bancada de la mujer, no apoyó a ninguna demostrando nuevamente que no hay solidaridad de género. La U se repuso en la Cámara con 7 representantes. Qué vergüenza el Polo Democrático con una candidata a la Presidencia no sacar ni una mujer para el Congreso, nuevamente la izquierda no es consistente con sus planteamientos. Se fue Gloria Ramírez, expulsada por pertenecer al Partido Comunista, una perdida lamentable, ya que fue ella una de las abanderadas de las leyes de la no violencia contra la mujer. Los partidos tradicionales colocaron 10 el Conservador y 8 el Liberal, La Alianza Verde obtuvo una de las grandes votaciones con la controvertida Claudia López con 81.045 votos.Otras mujeres con altas votaciones fueron Sara Elena Piedrahíta, representante a la Cámara de Córdoba por el Partido de la U con 105.112 votos. Las dos senadoras del Partido Conservador, Yamina Pestana con 85.093 votos y Nifis Osorio con 81.390, y Maritza Martínez, del Partido de la U, con 73.037 votos.Al comparar los datos registrados hace cuatro años, las mujeres en el Congreso aumentaron de un 14% a un 19,40%. Las mujeres son el 52% de los votantes y si fuera por el cálculo matemático y todas la mujeres votaran por sus congéneres tendríamos más de la mitad del Congreso, suficiente para llegar a esa masa crítica que organizadas en bancadas podrían pasar las leyes que beneficien a las mujeres. Los feminicidios y las violaciones no son castigados ejemplarizantemente. Tenemos fallas en la forma como se adjudican las viviendas de interés social, pues si bien estas son inembargables, al figurar en cabeza del jefe de hogar esto ha generado una ventaja psicológica y se dan casos tan aberrantes como un hombre que se enamoró de la vecina y a punta de maltrato psicológico sacó a la mujer y la hija de la casa y ahora vive orondo con la vecina en ella. Invito a que las mujeres apoyemos a nuestras congresistas, asistamos a los debates del Congreso y presentemos como mujeres organizadas propuestas para que la igualdad sea real.

VER COMENTARIOS
Columnistas