La farsa de emprender

Agosto 03, 2017 - 11:45 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Con la participación de 9 mil mujeres se celebra en Florianópolis, Brasil, el 13º Foro Mundial de la Mujer. De diferentes países traen propuestas innovadoras para el tema de género y para demostrar que un mundo mejor sí es posible.

Una de las cuestiones que preocupa es la consistente pobreza de las mujeres. Ante la imposibilidad de economías sin desempleo y el aumento del trabajo informal, se articulan conceptos como la economía del regalo, opuesta a la del intercambio. En los países en desarrollo prolifera la idea de que emprender es la panacea contra la pobreza.

Se empezó con la costura y esta se cambió por el emprendimiento. Se ofrecen cursos gratis y asesorías, detrás de los que están los lobos del microcrédito con intereses imposibles, en los que se embarcan algunas para terminar esclavas de los pagos y desmejoran tanto su calidad de vida que a veces tiene desenlaces fatales como el suicidio. Lo que empezó como el Grameen Bank de Bangladesh de concepción altruista, terminó siendo el negocio del siglo: préstamos pequeños de gran rentabilidad por intereses y costos financieros de hasta el 50% al año, garantizados por los insumos o maquinarias que a la larga se pierden con el dolor y la bancarrota.

No se nos vaya a ocurrir tratar de imponerles a las veredas de las Farc esta farsa. Cometimos el error de entregarles taxis y negocios a reinsertados del M-19 que con escasas excepciones, fueron un fracaso total. Hoy sería peor porque los monopolios proliferan, los supermercados ya se comieron a la tienda de la esquina y estos mismos tienen sus días contados por el gigante Amazon del señor Bezos, que pronto se quedará con los mercados de la comida, de la ropa y los regalos. En un futuro cercano este será manejado por robots, limitando la posibilidad de ser una fuente de empleo.

¿Y los taxis? En manos de Uber que es una aplicación y un trabajo informal más y hace que este negocio esté en extinción, pues además existirán los carros teledirigidos, sin necesidad de conductor.
¿Cuál es el futuro de la humanidad? Es la pregunta que el Foro busca responder con diferentes propuestas, entre ellas la economía del regalo. Los 20 hombres más ricos del mundo (entre los que no hay colombianos) dicen estar preparados para distribuir parte de su riqueza ayudando a los más pobres, pero que no saben cómo; por eso el Foro quiere plantearles que en vez de donar dinero, repartan acciones de sus compañías entre mujeres pobres para que reciban dividendos en efectivo sin los peligros de la microempresa.

¿Y para las veredas de las Farc? Que se conviertan en ecoaldeas turísticas que tengan a las empoderadas mujeres ‘farianas’ como líderes y sean gerenciadas por expertos altruistas como sociedades anónimas.

Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad