La banca, un servicio público

Febrero 06, 2015 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

El sector bancario lleva muchos años coqueteando con la bancarización de la gente con el propósito de que los más necesitados salgan del sector informal. En Colombia hay más de 4 millones de personas que reciben mensualmente remesas familiares, el segundo renglón después del petróleo de la balanza de pagos. Pero si bien estas son primordiales para mitigar la pobreza, no siempre los Bancos son consistentes ni acordes con las políticas sociales del gobierno y las metas del milenio del Banco Mundial. Recientemente se ha desarrollado una teoría que los Bancos no monetizan (no cambian los dólares de los emigrantes por pesos), poniendo en peligro la sobrevivencia de millones de personas. Según una Sentencia de la Corte Constitucional, la actividad bancaria es un servicio público prestado por particulares y en este caso específico se violan derechos fundamentales, como el reconocimiento de la personalidad jurídica y el de la igualdad, y el derecho a la vida ya que los receptores de las remesas dependen para su subsistencia de recibir dichos dineros.Por otro lado se asedia a los familiares de los emigrantes para que se matriculen en tarjetas prepago o cuentas bancarias sin mucho éxito. La gente sigue pensando en tener el dinero debajo del colchón. Conozco un comerciante en San Nicolás que no tiene cuenta bancaria ni tarjetas de crédito y en su almacén ,uno de los mejor surtidos de la ciudad, solo se tranza en efectivo. También hay restaurantes entre ellos uno de los más populares de la Carretera al Mar, donde no se aceptan tarjetas ni cheques y el restaurante vive repleto. Hay quejas sobre cuentas que aparecen de un momento a otro sin un peso, los delincuentes las han vaciado y a veces el Banco paga pero en otras ocasiones como el caso de un amigo que lo atracaron y le robaron, computador, chequera y papeles y mientras llegó a la casa, ya habían cobrado 17 cheques y le estaban dando un sobregiro para completar 28 millones. Desdeseptiembre está peleando por todos los medios desde la ley, los twiter, y Facebook y no hay reunión social en que no lo mencione pero hasta ahora no ha logrado que el Banco le devuelva el dinero. Finalmente me ha confirmado que quiere matricularse con la moneda alterna o bitcoins. En Europa hay ciudades que han emitido sus propias monedas como los tots para sacudirse del sector financiero, que va perdiendo vigencia.La política de inclusión, término que se ha puesto de moda, busca democratizar el servicio bancario pero para eso los bancos no pueden escoger sectores y desechar otros. Así mismo el 4 por mil ha alejado a muchos, tener una cuenta empobrece porque los bancos colombianos se las quieren ganar todas y cobran algunas de las tarifas más costosas del mundo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad