El mundo de los tweets

Julio 06, 2017 - 11:45 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

El Proceso de Paz, los pequeños deslices de nuestro Alcalde, así como las imprudencias de Trump son apenas algunos de los eventos que terminan siendo manipulados en las redes sociales, cuyo contenido novelesco no ha sido aún reglamentado y quizá se esté convirtiendo en el flagelo más grande de la humanidad.

El mensaje de Trump, del 4 de julio, Día de la Independencia de los Estados Unidos fue un tweet, volviendo su eslogan de campaña un himno eclesiástico cuyo mensaje no saben los analistas políticos cómo interpretar.

La entrega de las armas de las Farc, noticia positiva con tantos enemigos que están pendientes de los más mínimos errores, una vez en manos de las redes sociales no es imposible que termine torpedeando el Proceso de Paz. Que las Farc todavía no han entregado las caletas a la ONU. ¡Grave! Que de alguna forma las Farc, o la izquierda, estuvieran involucradas en el acto terrorista del Centro Comercial Andino cuya investigación se enreda día a día, hasta pensar que hubiera sido un falso positivo. Que se enfermó ‘Timochenko’ y que se fue a recibir tratamiento médico a La Habana porque el galeno encargado era del Centro Democrático. Que los 81 presos políticos de las Farc, aún detenidos en la cárcel de Villahermosa y ahora en huelga de hambre y el porqué no los sueltan, son apenas algunos de los chismes que circulan en las redes sociales sobre el avance del Proceso de Paz.

A nuestro Alcalde lo tienen asolado por sus intervenciones y algunos ya le quieren poner cascaritas para que una persona independiente y honesta, que elegimos con muchas ganas, termine siendo cuestionado por chismes de Twitter y de las redes sociales, y ante la impotencia de defenderse, pues una vez un tweet se vuelve viral no hay tu tía que valga, termine aburriéndose y tirando la toalla. Él mismo lo ha dicho, es un servicio social que quiere prestar a la ciudad más que una vocación política y mucho menos económica.

Los amantes de Facebook ya se han dado cuenta que contar la historia de sus vidas no paga, pues lo que escribiste en un momento de estrés te lo pueden cobrar mañana. Las peleas por WhatsApp quedan escritas y qué difícil es decir es que cambié de parecer, o que lo hice en un momento de rabia. En la época de las cartas se enviaban poemas y misivas de amor. Mi papá escribía cartas y mi madre le contestaba en verso. “Margarita, mi linda amada”, así empezaba la carta diaria que le escribía desde Venezuela.

Infortunadamente el mundo está manejado hoy en día por tweets, respuestas inmediatas, a veces reales o supuestos o imaginados por los últimos twitteros. Las redes sociales cobran víctimas permanentes. Una vez el tweet está enviado y se vuelve viral, el daño está hecho y no hay forma de retractarse.

Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad