El dilema del Sena

El dilema del Sena

Octubre 14, 2016 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Durante 29 días un grupo de trabajadores y estudiantes del Sena acamparon en la Catedral de Cali. Se oyeron sus discursos, llamadas y hasta canciones. Lo extraño es que nadie parece saber por qué los del Sena llevan más de un año tratando de llegar a un acuerdo entre el Sindicato, las directivas y los diferentes entes gubernamentales. Como todo en este país la desinformación es rampante; algunos dicen que se va a privatizar, otros que es la reforma tributaria y los más informados que son problemas laborales. Es lo mismo que nos pasó con el plebiscito. Los del No tenían diferentes versiones para manejar el miedo causado por la información malsana: que nos íbamos a convertir en un país castrochavista, que en los acuerdos se establecía el matrimonio entre homosexuales. Que se iba a expropiar la propiedad privada y para los más misóginos horror de los horrores que las mujeres terminarían mandando fusil en mano. El Sena fue creado entre trabajadores, empresarios y la Junta Cívico-militar como resultado del pacto social antes del Frente Nacional. La idea era generar un fondo para la capacitación en las diferentes disciplinas tanto técnicas como de nivel superior que sería el 5% de la nómina de las empresas que tuviesen más de 10 trabajadores. El Sena se ha convertido en el motor de la igualdad. Es el único centro educativo donde los bachilleres de los sectores menos favorecidos pueden capacitarse sin costo alguno. La educación superior en Colombia es un lucrativo negocio al cual sólo pueden acceder las personas adineradas y las pocas universidades públicas son tan competitivas que sólo entran los mejores Icfes y estos no vienen de los colegios públicos.Hace un año, el director general del Sena, Hernando Alfonso Prada, firmó un acuerdo colectivo con los sindicatos que significan, aumento de la planta de personal en 3.000 cargos y 800 cargos temporales como un mecanismo de formalización del trabajo, para remplazar los cuantiosos contratos de prestación de servicios. La nivelación salarial con base en el IPC y que se cumplan las condiciones de seguridad y salud dentro de los centros y sedes de formación del Sena. A lo largo del año estos acuerdos se han debatido en diferentes mesas de concertación con los estamentos del estado y si bien son razonables el argumento es que no hay plata. Sin embargo, el Sena por ley se había financiado con fondos de destinación específica provenientes de los parafiscales y ahora del Cree y que paulatinamente se han ido disminuyendo con las diferentes reformas tributarias pasando de unos recaudos de 2 billones de pesos a 900.000 millones.El Sena no se debe debilitar, es una entidad fundamental para la paz, es un elemento indispensable en el proceso de revinculación a la sociedad de los excombatientes tanto de las Farc como del ELN.Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas