El alcalde, Ritter López

Julio 10, 2015 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Ritter López es sin duda uno de los mejores alcaldes de Colombia, y quizá el mejor que ha tenido Palmira en los últimos años. Con su porte de hidalgo castellano recorre tanto la ciudad como las áreas rurales, algunas en la cordillera consideradas como corredores de la guerrilla, mejorando la calidad de vida de los habitantes. Ha invertido en la gente, ha disminuido los índices de homicidios y hasta los de violencia intrafamiliar. Logró lo imposible, reconciliarse con el Motoísmo y los otros movimientos políticos. Ha impulsado la creación de barrios de paz como es el proyecto piloto en su pueblo natal del Bolo San Isidro, la Eco-Aldea de las Mujeres Nashira donde acaba de terminar 39 viviendas. Hizo acuerdos para dotar de agua potable a muchos corregimientos. También construyó 75 polideportivos, pues cree firmemente que con el deporte se rescata a los jóvenes de la drogadicción y el pandillaje.En la parte recreativa ha construido 39 parques y aunque su proyecto ambiental es importante, no ha tenido eco con los contratistas que ha escogido para hacer los parques. Uno de ellos quería apropiarse de parte de la Eco-Aldea de las mujeres ganadora de muchos premios internacionales y destruir su proyecto paisajístico y luego de tumbar el encerrado con todo y swinglea, lo dejó abierto expuesto a que los vándalos y ladrones incursionaran en la Eco-Aldea donde no hay robos, ni violencia. Expuestos a los amigos de lo ajeno se robaron a la vaca Clarabela que le daba leche a los niños de Nashira y su ternerita Nashirita que con tanto amor habían cuidado las mujeres. No ha habido poder humano que lo obligue a restituir el cerco y a devolver lo que por su descuido y negligencia terminó siendo hurtado por los ladrones.Es importante que los contratistas reciban cursos de ética, y que sus obras reflejen la filosofía de los alcaldes. Recientemente, por no encerrar la obra en construcción como lo exige la ley para que niños y transeúntes no se vean expuestos a los peligros de tener que jugar entre las mezcladoras de cemento y soldadoras, varios niños han sufrido luxaciones y quemaduras. También llegaron los vándalos con motosierras y talaron los árboles que tenían reservados para dar sombra al parque y dicen las malas lenguas para ser utilizados en los hornos de leña de algunos de los restaurantes de la vecindad. Alcalde, también a veces se exige la mano dura pues un padre complaciente termina avasallado por sus hijos delincuentes. El nuevo Alcalde de Palmira seguramente el candidato de la coalición y el más opcionado, Jairo Otega Samboní tiene en sus manos un gran reto, no solo continuar con el impulso del progreso que le ha dado Ritter López a la ciudad sino culminar la construcción de la Ptar para que las aguas residuales no contaminen los ríos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad