Educación Siglo XXI

Febrero 10, 2012 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Mi nieto Alberto está encartado con filosofía y no porque sea desaplicado, sino porque no está de acuerdo con Santo Tomás de Aquino, hace comentarios irreverentes y quisiera llegar rápido a Marx y Engels los cuales ya ha saboreado. Desde que se leyó detrás de las espaldas de sus padres ‘El Código Da Vinci’ de Dan Brown cuando tenía 9 años cree que María Magdalena debería ser apóstol y alguna trampa le hicieron. Filosofía es obligatoria junto con Cálculo, Trigonometría, Álgebra y otras más. Estas disciplinas terminarán en el baúl del olvido archivadas en la parte más recóndita de la memoria, sin embargo, una mala nota baja los promedios para entrar a la universidad. Mi hijo Richard perdió mecanografía por escribir poemas pornográficos y le tocó habilitarla en 12.El mundo cambia, pero la educación se estanca, pareciera que algún educador cuadriculado manejara los ministerios de Educación de espaldas a la tecnología y la globalización. Por eso y por aburrimiento los jóvenes de Colombia y el mundo le dedican el 80% de su tiempo a aprender a matar afganos como en ‘Call of Duty’ o sino a comprar insumos agrícolas virtuales en ‘FarmVille’ hasta que los papás los pillan, pues están saturando sus tarjetas de crédito. Nada los conmueve y sólo esperan que cualquier evento termine para sentarse en frente del computador, o del celular a chatear en un idioma inteligible que nunca va a servir como insumo literario, por eso no saben conversar; presumo que tampoco querrán hacer la revolución ni volverse hippies gracias a Dios. Sé que algunos padres están preocupados, pues no saben si la adicción a los juegos será tan grande que terminarán en casinos virtuales incapaces de organizar sus vidas productivas.Por eso el Japón dio el salto y está ensayando en las nuevas escuelas un programa piloto basado en las enseñanzas de Erasmus, Grundtvig, Monnet y Ashoka llamado en japonés ‘Futoji no henlo’ o ‘Cambio Valiente’. Es una enseñanza globalizada, sin tareas y sin sectarismos patrióticos donde se dejen a un lado las materias relleno. Los alumnos tienen cinco áreas de conocimiento durante los 12 años de colegio, que son: Aritmética de negocios, operaciones básicas y uso de calculadora, lectura que empieza leyendo una hoja diaria del libro que cada niño escoja y termina leyendo un libro por semana, civismo entendido como el respeto a las leyes universales, la ética y el acatamiento a las normas de convivencia, la tolerancia, el altruismo y el sentido ecológico, computadores, internet, redes sociales y negocios en línea, cuatro idiomas y sus alfabetos: japonés que en nuestro caso sería español, inglés, chino y árabe, sus culturas y religiones, con visitas a cada país e intercambio durante el verano.Los niños serán ciudadanos del mundo, conocerán y aceptarán otras formas de pensar y creer, ¿cuándo nos llegará el turno?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad