De Alcalde y Gobernadora

Octubre 30, 2015 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Derrotamos la corrupción. Esta vez no se impuso el aceite a la maquinaria ni el soborno a la Registraduría. Me atrevo a decir que tenemos funcionarios honestos y que Colombia está saliendo del marasmo tercermundista en que las elecciones estaban arregladas de antemano. El triunfo de Maurice Armitage, un empresario sin antecedentes políticos que tuvo el coraje de lanzarse con firmas, tamaña odisea cuando nadie conoce los criterios grafológicos de la Registraduría.El Concejo, donde los partidos cuadraban en bloque se renovó y los políticos de toda la vida se quemaron como fue el caso de Milton Castrillón. La ley de cuotas con 6 concejalas no alcanzó el 30% esperado, y dos favoritas no salieron elegidas, Noralba García que se lanzaba por quinta vez y Alexandra Delgado, una ficha clave en la campaña de Armitage. La Asamblea, extraordinario triunfo, alcanzó el 45% de mujeres con 9 diputadas.Un Concejo renovado debe servirle al Alcalde para que sus programas sociales de acabar con la pobreza se vuelvan realidad. Seguro que los que viven del rebusque y se levantan todos los días con el estómago vacío entre ellos los vendedores ambulantes de la Plaza de Cayzedo tendrán un sitio en el corazón del Burgomaestre y que el nefasto ‘lobo’encargado de erradicarlos se convertirá en el hada madrina que los ubique en sitios propicios para ejercer su labor comercial. Esperamos que Cali siga los pasos del alcalde Rítter López de Palmira y les solucione el problema a las mujeres cabeza de hogar, tanto las caleñas como las desplazadas para que se radiquen en ciudadelas ecológicas con calidad de vida, donde no haya violencia intrafamiliar y no haya embarazos en adolescentes. Para esa labor no debe desperdiciar a la madre Alba Stella Barreto, cuyo trabajo en el distrito de Aguablanca no tiene paralelo. La Oficina de la Mujer debe convertirse en Secretaría con recursos y la Casa Matria un refugio para mujeres maltratadas, como existió cuando Mari Luz Zuluaga estuvo encargada de Bienestar Social.Elegimos también gobernadora, una mujer valiente que no sucumbió a las críticas y las difamaciones, que ha enfrentado la Justicia y no se ha ido del país porque sabe que su vocación de servicio pesa más que las injurias de los enemigos inclusive de las mismas mujeres. En el Congreso lideró la bancada de la mujer y fue capaz de unirse con sus congéneres de todos los grupos políticos para sacar adelante la ley de la no violencia contra la mujer. Tiene un enorme reto y esa fue su propuesta de campaña para salvar al Hospital Departamental y la salud en el Departamento, apersonarse de un problema nacional, que con gestión como ella dice se puede resolver, eso sí con la ayuda del Alcalde pues Cali Salud, la EPS liquidada del Municipio, le debe una millonada.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad