Confabulación contra las mujeres

Septiembre 21, 2012 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

La falta de visibilidad que se le ha dado a eventos tan importantes como la visita a Colombia de la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, en ocasión del lanzamiento de la Nueva Política Pública Nacional de Equidad de Género pareciera una confabulación entre la prensa oficialista y el Gobierno. Es la reiterada  exclusión de los momentos cruciales en el avance de la igualdad de género, como si fueran caprichos de costurero y no el resultado de muchos años de lucha. Lamentable sí, que esta noticia sólo aparezca en los diarios de gran circulación al final de una página en no más de dos columnas y que los semanarios la ignoren, mientras muestran en su portada a la reina de la televisión americana Sofía Vergara y le dediquen una página entera a Griselda Blanco bajo el título ‘Tan cruel como Escobar’.Me preocupa que no se hayan publicado las recomendaciones de Bachelet cuando hizo un llamado al Gobierno a incluir a las mujeres en el proceso de paz, insistiendo que “la paz sin las mujeres no es posible”. Desde su campaña se sabía que el presidente Santos no tenía en su agenda la igualdad de género. Ni siquiera conocía de la ley de cuotas y sostenía la teoría que las mujeres sólo debían llegar a sus cargos por mérito. Me imagino que no cumplirá con las recomendaciones de Bachelet enviando desde ya el mensaje equívoco, que no considera que entre ese 52% de mujeres haya algunas capaces de ser escogidas para negociar la paz, pues según él serán exclusivamente consultoras.Como dice Bachelet, esa paz que empieza por la exclusión no va a ser posible. ¿Cómo se va a decidir sobre la reconciliación si no tenemos en cuenta las mujeres violadas, las niñas obligadas a empuñar armas y a ser compañeras sexuales de los jefes guerrilleros? ¿O aquellas desplazadas, que tuvieron que salir de sus casas a iniciar una vida de rebusque y penurias? ¿Y las otras, que fueron también violadas por el Ejército? La reincorporación no es sólo la elegibilidad a la cual también tendrían derecho las mujeres, menos culpables que los hombres de los crímenes de lesa humanidad, sino también la reconstrucción de las vidas de los excombatientes, que sin la sabiduría y la sensibilidad femenina estaría  avocada a un futuro de pandillas como ha sucedido en Centroamérica.Es el momento en que todas las mujeres, periodistas, columnistas, directoras de noticieros y programas de opinión  exijamos la participación equitativa de la mujer en el proceso de paz. No podemos seguir haciendo eco a políticas discriminatorias del Gobierno pues la historia no nos lo perdonará.Jueves 4 de octubre en el Ágora en Telepacífico a las 8:00 p.m. la segunda parte de la entrevista con Álvaro Uribe.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad