Colombia incógnita

Colombia incógnita

Agosto 22, 2014 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Que orgullo llegar a uno de los mejores almacenes del mundo como ‘Harrods’ de Londres y ver junto a los nombres de los grandes diseñadores como Dior, Fendi, Vuiton, a Nancy González con sus carteras y bolsos de impecable diseño y calidad, una colombiana, caleña y además de las que no ufana de su talento, Allí en letras de molde está el nombre de ella con un letrero que dice: “Por favor pida ayuda si quiere mirar el producto”. Un aviso reservado solo para las mercancías más finas. La asistente pronuncia su nombre con definitivo acento inglés y dice convencida “es una joven diseñadora colombiana ya bastante conocida en el mercado. Sabemos que fabrica sus bolsos y carteras en Colombia de los mejores cueros y que su mercado es mundial”. La vemos siempre bonita y bien vestida en algún restaurante de Cali, y de vez en cuando su hermana, la exmagistrada del Tribunal, Dra. Berta González, se escapa sigilosamente para algún evento en las Europas donde su hermana sigue conquistando éxitos.Por otro lado y también incógnita está ‘Bastardilla’, la grafitera colombiana cuyas obras de arte siguen apareciendo entre los famosos de Londres, París, Nueva York y Miami, donde el grafiti tiene reconocida validez. La delicadeza de sus rostros no dejan de asombrarnos. Es inaccesible a la prensa colombiana aunque hay obras suyas en Bogotá, Cali y Villa de Leyva siempre con algún proyecto político importante.Y modestia aparte, hay oftalmólogos colombianos que son invitados a Arabia Saudita a hacer operaciones de lagrimales con endoscopios y sin cicatriz alguna y que ganan premios a nivel mundial también incógnitos en Colombia, como la Dra. Ángela María Dolmetsch, que además se ha inventado un aparatico para que las prótesis de los ojos se muevan con el ojo bueno, y que otra colombiana, la biotecnóloga Valentina Corchuelo, lo construyó y lo está llevando a varios foros mundiales.Nadie es profeta en su país, y así lo vemos con James Rodríguez. Aparece prominente en las revistas deportivas y si no hubiera sido por la lesión de Falcao quién sabe si sería la estrella del momento.Lo que sí es cierto es que Colombia ya dejó de ser el país de la droga, nuestros coterráneos sobresalen en los deportes, las artes, la moda y el comercio. Ojalá se firmen pronto lo acuerdos de paz pues algunos inversionistas le están cogiendo miedo al país. Para otros, la guerra ha pasado a segundo plano y se ha vuelto el país de moda para visitar.

VER COMENTARIOS
Columnistas