Bienal de Venecia

Bienal de Venecia

Agosto 07, 2015 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Cada dos años, Venecia es la sede de un evento único, la Bienal de Arte. Nacida como Sociedad de Cultura en 1895 para estimular la creatividad artística, la Bienal aún conserva ese propósito. ‘Todos los futuros del mundo’ es el nombre de la exposición número 56, este año dirigida por el nigeriano Okwui Enwezor. Son 136 artistas internacionales de 53 países, de los cuales 89 estarán exhibiendo por primera vez en Venecia. En palabras del propio Enwezor, se pretende generar una reflexión sobre los problemas que aquejan al mundo en un momento de la historia que no es el mismo en todas partes.En 1974 la Bienal de Venecia organizó eventos en solidaridad hacia Chile, tras el golpe militar de Augusto Pinochet. Enwezor busca rescatar su historia con una nueva exposición muy política. ‘Todo el futuro del mundo’ estrenó este año un espacio (Arena) dedicado al performance de la lectura de los tres volúmenes de El Capital, de Karl Marx, que se presenta como un conversatorio, todos los días durante los siete meses de la exposición. A primera vista, Das Kapital es un ladrillo, pero el performance ha abierto el paso a críticas y lecturas; una de ellas verdaderamente jocosa, un diálogo entre un conductor de bus y su asistente mujer, tratando con mentalidad del Siglo XXI de entender el materialismo dialéctico que tantos dolores de cabeza nos causó a los marxistas del siglo pasado y que ni Lenin ni Stalin ni Xi Jinping ni Fidel Castro ni Chávez ni Obama lo han podido poner en práctica, y dudo que lo podrán hacer Juan Manuel Santos y ‘Timochenko’ en la Colombia del futuro.Como era de esperarse, los trabajos escogidos en la Bienal se centran muchísimo en el África. Poco de sexo, a diferencia de hace 4 años. Una figura parte hombre parte machaca que culmina en un falo gigante en acrílico amarillo de la artista Británica Sarah Lucas, que ella titula Maradona, es quizá lo más significativo.Colombia, representada por Óscar Murillo, que ha viajado por muchos colegios del mundo pidiéndole a los niños que pinten su escuela sobre tela y recogiendo los pedazos de lienzo cortado para formar un gran archivo de cómo ven los niños su entorno en diferentes países y culturas, incluyendo su nativa escuela de La Paila, Valle. De la China, un enorme lago con chelos y violines flotando o medio sumergidos en el agua que me hace recordar el comentario de un niño colombiano escogido por la Universidad de Stanford como alumno de alto rendimiento y futuro candidato para estudiante de biología de esta institución: “Todos acá son chinos, y todos tocan el violín o el chelo”.¿Qué tanto representa la Bienal el futuro del mundo? Son tantos los jóvenes que exhiben sus cuerpos tatuados, ciudadanos del mundo, con futuros y pasados secreto desconocido por la sociedad y el arte. No se estudia el por qué de la atracción fatal del Estado Islámico o quizá el mundo lo desconoce y el arte prefiere cerrar los ojos e ignorarlo.

VER COMENTARIOS
Columnistas