2017 valores y antivalores

Enero 20, 2017 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Llegó el 2017 con su carga de valores inmorales y cero corrección política. Se van Barack y Michelle Obama, el matrimonio ideal, la familia perfecta. Dos hijas adolescentes, una historia de amor, una solidaridad envidiable de pareja en los éxitos y en las derrotas. Un hombre joven, primer presidente negro de los Estados Unidos, un país que hizo del racismo su política de Estado y donde aún persiste la supremacía blanca, anglosajona y protestante. Este hombre negro ya en las postrimerías de su mandato sigue teniendo un 60% de aprobación. Cómo gocé oyendo su autobiografía con una impecable pronunciación. Y llega Trump, con su voz chillona, su carga de odio, su campaña del muro en la frontera con México. Solo el haber sido elegido ya causó la caída del peso mexicano y la cancelación por la empresa automotriz Ford, de su plan de inversiones por US$ 1.600 millones. La amenaza que México debe pagar por el famoso muro para separar los pobres de los ricos, los poderosos de los mendigos ya no es una propuesta de campaña sino una triste realidad. Conocido por sus comentarios misóginos entre los que se incluye el de los senos de su hija Ivanka y los insultos a Hillary Clinton durante la campaña, que parecieran haber entusiasmado a algunas mujeres votantes.Su vida ha sido la historia de matrimonios, divorcios, infidelidades y escándalos. Su tercera esposa, la que será la nueva habitante de la Casa Blanca es la modelo Melanija Knavs nacida en la antigua Yugoslavia, 26 años menor que él y que tuvo que plagiar el discurso de Michelle Obama durante la campaña presidencial. Sus otras esposas, Ivana Zelnickova nacida en Checoslovaquia y también modelo, fue la madre de sus tres primeros hijos y después de un escandaloso divorcio con acusaciones de infidelidad este se casó en 1993 con Marla Maples cuando su hija Tiffany tenía dos meses. Este matrimonio solo duró 6 años y en 1999 conoció a Melania mientras dejaba a otra novia plantada en una fiesta a la cual ambas habían asistido. Nada recomendable la vida doméstica del señor Trump. En alguna forma los presidentes deberían dar ejemplos de vida.Mientras el mundo se aterra de las infinitas posibilidades de guerra, violación de derechos humanos, xenofobia en manos del Presidente electo de los Estados Unido, en Colombia nos preparamos para acabar con el último rezago de guerrillas ancestrales del continente, y gústenos o no a acoger a 12.000 o 15.000 personas excombatientes que tendrán que reconstruir sus familias y vivir en comunidades de paz. Es un reto distinto y un panorama que si lo ponemos en la balanza de los valores, la acogida va en contra del rechazo, el perdón va en contra de la venganza, la convivencia pacífica va en contra de la guerra y el amor ante todo hoy tan de moda tendrá que cancelar el odio.Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas