¿Qué pensará Timochenko?

¿Qué pensará Timochenko?

Abril 09, 2012 - 12:00 a.m. Por: Álvaro Valencia Tovar

Comentamos en un Perfil reciente, cómo ‘Timochenko’ al recibir el mando de su organización en derrota, aplicó una estrategia propia de la Guerra Irregular, que se basa en acomodarse a la estrategia del adversario cuando se está en desventaja. Lo que parece no haber pasado por su recursiva imaginación, es que el Ejército haría lo mismo. La pulverización de la guerrilla fue utilizada por él con muy buen criterio, para desatar una ofensiva múltiple de índole terrorista, buscando dar a los grupos dispersos los medios requeridos para ejecutarla, impresionando a la opinión pública y a los medios informativos que llegaron a pregonar una supuesta desmoralización de la Fuerza Pública y una recuperación combativa de las Farc.Aprovechando la oportunidad, realizó dos hechos que parecieron abrir paso a nuevos diálogos de paz. La declaración de que las Farc prescindirían en adelante del secuestro extorsivo como arma de guerra y que liberarían a seis de los militares y policías secuestrados. Al advertir el saludable efecto que esta ‘humanización de la guerra’ lograba en la opinión pública, declaró que la liberación abarcaría al total de los diez secuestrados y agregaría la suspensión de las minas antipersona que afectan a la población rural y al Ejército.Simultáneamente, este coro de cantos de sirena, fue acompañado por el golpe de mano contra una fracción del Ejército que ‘dio papaya’ por el error de un cabo inexperto. El mensaje subliminal era claro: ofrecemos una apertura hacia el diálogo, pero tenemos el poder para proseguir la guerra con éxito.La respuesta militar no fue improvisada como contragolpe al revés táctico. Se inició en diciembre del año pasado al repensar en el alto mando bajo la experta dirección del presidente Santos secundado por su joven ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón. Los generales Alejandro Navas y Sergio Mantilla con su experiencia de combate y excelente preparación, diseñaron con los comandantes de la Fuerza Aérea, Armada y Director de la Policía, fuerzas de tarea más pequeñas pero en mayor número, con firme acento en la Inteligencia de Combate. En seis días descargaron los golpes de Arauca y Meta, con evidentes resultados. ¿Qué pensará ‘Timochenko’ ante semejante desastre, que incluye la baja de seis comandantes de frente y no se sabe aún cuántos cabecillas de columna?

VER COMENTARIOS
Columnistas