Las Farc, el peor de sus crímenes

Las Farc, el peor de sus crímenes

Febrero 11, 2013 - 12:00 a.m. Por: Álvaro Valencia Tovar

Mientras en La Habana se avanza dificultosamente en lo que podría marcar el fin de la contienda armada sobre condiciones fijadas por el presidente Santos y aceptadas por los cabecillas de las Farc, en la vereda caquetense de Balsillas, duramente flagelada por la violencia desde los tiempos de ‘Tirofijo’, las Farc descargan el más irracional golpe al dinamitar la escuelita rural que albergaba a 60 niños de muy escasos recursos y se hallaba en proceso de ensanche y mejoramiento con fondos provistos por la Gobernación del Caquetá, el Ejército y la Embajada de los Estados Unidos. Según informe de los pobladores, los dos últimos aportes fueron el pretexto para dinamitar el plantel, en el más irracional de los crímenes de guerra.Un análisis del hecho salvaje y brutal señala dos posibilidades: ¿Fue una acción independiente del más antiguo y belicoso frente de las Farc, o el untuoso discurso de alias Iván Márquez a favor del proceso que conducirá a la paz en breve plazo es parte de un gigantesco engaño? Si es lo primero, es la más clara señal de que el mando supremo invocado por ‘Márquez’ es inexistente. Si es lo segundo, no tendría sentido alguno avanzar en un proceso regido por reglas dictadas por el presidente Santos, en una primera etapa confidencial, de la que se pasó a la segunda que deberá cumplirse a más tardar el próximo diciembre.Imposible que ‘Iván Márquez’ desconozca que la destrucción de instalaciones civiles es un crimen de guerra condenado por el Derecho Internacional, que puede acarrear graves sanciones para los violadores, con el agravante de que el objetivo de la violación era una escuelita- internado para niños muy pobres. La demanda del Gobierno colombiano sobre semejante atrocidad no altera el proceso de paz que ha recibido apoyo internacional, inclusive de la ONU y la OEA. En otras palabras, las Farc llevan las de perder por este atroz crimen de guerra y el Estado colombiano todas las de ganar.Creo que la fulminante advertencia del doctor De la Calle, el arrasador golpe asestado al Frente 5 de las Farc y la torpe dinamitación de la escuelita veredal del Caquetá, son convincentes argumentos para que las Farc enderecen el rumbo.

VER COMENTARIOS
Columnistas