Ejemplo digno de imitar

Ejemplo digno de imitar

Octubre 21, 2013 - 12:00 a.m. Por: Álvaro Valencia Tovar

La selección colombiana de fútbol, nuestra Selección, ha escrito sobre las gramillas de los estadios suramericanos una historia de orgullo patrio, coraje deportivo, pundonor, fortaleza del espíritu y corazón, que profesores, alumnos de planteles educativos, al igual que directores técnicos de entidades juveniles deben incluir en su pedagogía formativa de mejores ciudadanos.Colombia entera siguió apasionadamente el itinerario selectivo para participar en la Copa del Mundo del año próximo, Brasil 2014.El segundo puesto obtenido frente a equipo de largas y brillantes trayectorias en el deporte más popular del mundo, con sólo dos puntos de diferencia con Argentina, potencia mundial en el balompié, por encima de Uruguay y Chile, es apenas parte de la hazaña. El capítulo culminante de la clasificación fue el triunfo sobre Paraguay en su fortaleza, Defensores del Chaco, donde difícilmente puede ser batido. En el partido contra Chile, de ir perdiendo por un 3-0 demoledor, en el primer tiempo, ese mago insuperable que es el argentino José Pékerman, recurrió a lo mejor de su liderazgo para explotar lo que leía en los rostros contraídos y los puños cerrados de sus jugadores, el orgullo que luego mencionaría en rueda de prensa. Para el segundo tiempo, Colombia salió a la cancha con actitud bien distante a la aquel primero desastroso, el peor que haya jugado su equipo en la era Pekerman. Unos pocos cambios posicionales y de tres jugadores, determinaron ese renacer de los once gladiadores. El 3-0 de la parte inicial, no disminuyó el ímpetu del conjunto que supo sobreponerse a flaquezas y errores precedentes y lucir lo mejor de su brillante trayectoria, para jugar el mejor segundo tiempo hasta lograr el empate –en realidad victoria– porque lo catapultaba al segundo lugar, apenas a dos puntos de Argentina, y a figurar entre los siete cabezas de serie, que junto con el anfitrión Brasil tendrá las ventajas que otorga la reglamentación del torneo mundial. ¡Gracias Pékerman. Gracias de todo corazón muchachos, que supieron colocar tan alto los colores deportivos de su patria y el nombre heroico de Colombia!

VER COMENTARIOS
Columnistas