Comunicado Gobierno- Farc

Diciembre 02, 2013 - 12:00 a.m. Por: Álvaro Valencia Tovar

Por primera vez en sesenta años de conflicto armado interno culmina con un comunicado conjunto que llama la atención en el caso actual y que lo hace atípico, es que las partes terminan en buenos términos y dejan abierto el futuro para una reanudación de las conversaciones. Tampoco esto se había contemplado en casos anteriores, menos aún con el más antiguo y pertinaz de los grupos alzados en armas contra el gobierno legítimo de la nación, cuya fortaleza se debió en buena medida al apoyo de la Unión Soviética y el Partido Comunista de Colombia.Una excepción notable fue la del M-19, que sin necesidad de comunicados ni firma de documento alguno, hizo dejación de las armas, desmovilización total, participación directa e inmediata en la actividad política e inserción en el ámbito socioeconómico del país. Con otra realidad muy llamativa: varios miembros del Comité Central del M – como entró a denominarse en el léxico periodístico. Un ministro, tres miembros de la diplomacia en el servicio exterior y un buen número en cargos subalternos del Estado. Ocurrido durante la presidencia de Virgilio Barco, culminó en el gobierno de César Gaviria, es un caso que amerita mucho mayor estudio y conocimiento, dentro de las diferencias que guardó con los demás.Es evidente que Juan Manuel Santos diseñó toda una estrategia para enfrentar a las Farc. El punto de partida fue el fragmento de su alocución presidencial el 7 de agosto, en el que hizo breve mención de su política de paz y restablecimiento de la normalidad. Las Farc respondieron y lo más notable fue que accedieron a todas las condiciones impuestas por el Gobierno, partiendo de la confidencialidad que, respetada al comienzo, comenzó a sufrir cambios y alteraciones una vez era leído el texto por el portavoz del Gobierno, Humberto De La Calle, alias Iván Márquez tomaba la palabra y en descarada violación de las reglas de juego preestablecidas, le agregaba lo que le venía en gana y modificaba el sentido de algunas frases, lo que en el acto motivaba el desmentido categórico del doctor De La Calle.En estas condiciones, los que salieron perdiendo fueron el mismo Márquez, Pablo Catatumbo, París y algún otro portavoz de las Farc, pues fue el propio Presidente Santos quien les reviró. El era la última instancia. Y si las Farc seguían interfiriendo el proceso, se daría por terminado y sus jefes serían los responsables ante la Ley y el pueblo colombiano. Siguió un silencio sepulcral en las toldas de las Farc.

VER COMENTARIOS
Columnistas