Sociólogos y sociología

Sociólogos y sociología

Noviembre 02, 2011 - 12:00 a.m. Por: Alberto Valencia Gutiérrez

Cali está hoy invadida de sociólogos. Han venido de todas las partes del país, desde Santa Marta hasta Pasto, del centro y del oriente, a participar entre miércoles y viernes en el X Congreso Nacional de Sociología, organizado por las universidades del Valle, Icesi y del Pacífico. Hay 11 invitados internacionales y más de 600 participantes que se dedicarán durante tres días a discutir temas relacionados con el desplazamiento, las migraciones, el conflicto armado, el trabajo, los partidos, el Estado, las políticas públicas, la religión, el arte, los medios de comunicación, el género, la ciudad, el campo, la educación, la salud, entre muchos otros. Todos los caleños están invitados a participar de las deliberaciones, y a discutir estos temas con los visitantes, en las instalaciones de Univalle e Icesi, en 25 mesas de trabajo, mañana, tarde y noche.Las ciencias sociales, y la sociología en particular, ya no son disciplinas marginales como en otra época y sus cultores tampoco son hoy considerados como subversivos o desadaptados. Todo lo contrario. Las instituciones oficiales, las organizaciones no gubernamentales, las empresas privadas, los centros educativos, los organismos internacionales demandan cada vez más la presencia y los servicios de los sociólogos, muchas veces como una exigencia perentoria de sus propios programas. El estatus de la profesión es cada día más reconocido y respetado, no sólo en Colombia sino en el mundo entero.El primer programa de estudios universitarios de sociología fue creado en el año 1959 en la Universidad Nacional de Bogotá, por Orlando Fals Borda y Camilo Torres, como las figuras más destacadas. Ese mismo año el experimento fue replicado en la UPB de Medellín y en la Javeriana de Bogotá, dos universidades privadas que decidieron también apostarle a la sociología. Durante las siguientes décadas se abrieron y se cerraron muchos otros planes de estudio de acuerdo con los cambios que se iban presentando en las coyunturas políticas. Durante el auge de las dictaduras militares en América Latina, en los años 1970 y 1980, cuando se perseguían las ideas y se quemaban los libros, la situación de los sociólogos se hizo difícil. Atreverse a pensar la sociedad colombiana era considerado políticamente peligroso y subversivo.En medio de esa situación se creó con gran dificultad y no pocas oposiciones el programa de sociología de la Universidad del Valle en 1979, que hoy cuenta con más de 300 egresados. En nuestra región contamos con programas de sociología en la Universidad Icesi desde 2006 y en la Universidad del Pacífico de Buenaventura desde 2000, que ya comienzan a dar los primeros resultados. En todo el país existen 16 programas de sociología en nueve departamentos y una sólida comunidad académica de investigadores en el área que tiene muchos resultados positivos que mostrar.Las condiciones actuales son significativamente más favorables para los sociólogos. Ahora las ciencias sociales hacen parte del aire que se respira y existe una fuerte ‘demanda de sociología’ en todos los sectores sociales. Ya no está prohibido pensar la sociedad y a nadie lo miran con sospecha porque hable del capitalismo, la burguesía o las clases sociales. Además, la sociedad colombiana es un laboratorio de primera magnitud para el ejercicio de esta profesión. Un congreso de académicos es la oportunidad para que los investigadores en diferentes áreas se encuentren y compartan los logros de sus investigaciones, no sólo entre colegas, y por eso los invitamos a todos a participar.

VER COMENTARIOS
Columnistas