¡Indígnense!

¡Indígnense!

Marzo 23, 2011 - 12:00 a.m. Por: Alberto Valencia Gutiérrez

Indignez vous, es el nombre del original francés de un pequeño panfleto escrito de manera casi casual por un judío alemán nacionalizado en Francia, del que se han vendido desde su salida al mercado el 20 de octubre pasado más de 1.500.000 ejemplares por el módico precio de 3 euros y que se está traduciendo en este momento a más de 20 lenguas. Ya existe en inglés, circula en la red en español en traducciones hechas por voluntarios y en el transcurso de esta semana va a aparecer como libro en España. ¿Quién es su autor y a qué se debe tanto éxito?Stéphane Hessel vive en Francia desde los siete años y proviene de una familia vinculada con la élite intelectual parisina en el mundo del arte y de la filosofía. Durante la Guerra se comprometió ampliamente con el movimiento de la Resistencia, primero en Londres y luego en París, donde fue detenido por la Gestapo y escapó milagrosamente de la muerte. Su mayor mérito consiste en que fue uno de los doce redactores de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre en 1948. Y ahora, a los 93 años de edad, vuelve a la palestra pública con un pequeño libro en el que llama a la rebelión pacífica.La idea básica del libro es que el autor encuentra inaceptable que ante tantas cosas insoportables e inadmisibles que hay en el mundo contemporáneo hayamos perdido, sobre todo los jóvenes, la capacidad de indignarnos, y prime la indiferencia. El motivo fundamental del movimiento de la Resistencia contra el nazismo en Francia fue la indignación. Hoy en día las razones para indignarse son menos claras porque estamos en un mundo más vasto e interdependiente, pero aún así, si miramos a nuestro alrededor, podemos encontrar muchos motivos: la inmensa distancia que existe entre ricos y pobres, el ultraje a los derechos humanos, el lamentable estado en que se encuentra el planeta, el “insolente y egoísta” poder del dinero, sucesos concretos como el mal trato que le dan los israelitas a los palestinos en la franja de Gaza, entre muchos otros aspectos.Sin embargo, el principal aporte del libro consiste en defender la idea de que el porvenir pertenece a la no violencia y a la conciliación de culturas diferentes. La vía de la no violencia es la próxima etapa en la historia humana. El terrorismo no es eficaz. La no violencia es el medio más seguro de oponerse a la violencia. No se puede permitir que el odio se acumule. La violencia es dar la espalda a la esperanza. Y hay que “preferir la esperanza de la no violencia”, como el camino que debemos seguir. La única manera de hacer desaparecer la opresión es a través de una negociación entre opresores y oprimidos. El documento de 14 páginas, que convoca a la indignación, concluye con un llamado a “una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación que sólo proponen como horizonte para nuestra juventud el consumo de masas, el desprecio por los más débiles y por la cultura, la amnesia generalizada y la competencia a ultranza de todos contra todos”.El origen de este opúsculo fue una intervención pública de su autor en un acto conmemorativo del aniversario de la Resistencia contra el nazismo. Algunos amigos grabaron su discurso de siete minutos, le hicieron posteriormente una entrevista y publicaron un libro de manera artesanal en una pequeña editorial del sur de Francia. Y ninguno de ellos se imaginó el éxito inusitado que iba a tener. Algo dice ésto de la nueva mentalidad que aparece hoy en día en una porción importante de la población del planeta. Ya veremos cómo reaccionan los lectores colombianos.

VER COMENTARIOS
Columnistas