La ciudadela educativa

Julio 06, 2011 - 12:00 a.m. Por: Alfredo Carvajal Sinisterra

La educación es un tema de suma importancia. Desde épocas remotas la trasmisión del conocimiento se concebía como un asunto de poder e influencia. No en vano Filipo II de Macedonia eligió a Aristóteles como tutor de su hijo, Alejandro Magno. En un período estelar de Egipto, Tolomeo II, decidió construir la famosa Biblioteca de Alejandría para trasmitir el conocimiento y acrecentar así la influencia que ejercía su nación. En el período del apogeo Maya en América, el gran poder que ejercían sus gobernantes, se apoyaba en los conocimientos que poseían, los cuales les permitían predecir algunos fenómenos atmosféricos y climáticos, fundamentales para la subsistencia alimentaria.Si en el pasado la difusión del conocimiento era importante, en los tiempos modernos se convirtió en una necesidad imperiosa. El desarrollo y el progreso dependen fundamentalmente de la capacidad de inventar y de crear. El acelerado crecimiento económico de los EE.UU. al final del Siglo XX, se le puede atribuir a las innovaciones en el campo cibernético. Nacieron nuevas compañías, hoy gigantescas, como Dell, Hewlett Packard, Microsoft, Apple, Oracle, etc., concebidas prácticamente en garajes, gracias a la inventiva y la creatividad de sus fundadores y dueños. Dichas iniciativas se llevaron a cabo con un capital semilla mínimo. El Internet fue un adelanto tecnológico que produjo una revolución. Existen muchos otros ejemplos, para sustentar que nos encontramos en un período donde el conocimiento juega un papel definitivo, probablemente más preponderante que en el pasado. Pues bien, el Sr. Alcalde tuvo una loable iniciativa: la concepción y la construcción de la Ciudadela Educativa importante para la difusión del conocimiento y la ciencia, en una zona de la ciudad donde habitan personas de escasos recursos económicos. Se trata de una obra erigida en un área de 23.000 M2, con capacidad de albergar 2.400 estudiantes en dos jornadas. Su concepto de formación integral es valioso. La solución educacional se iniciará desde muy temprana edad, con guarderías excelentemente dotadas. Se afirma que uno de los períodos más críticos del crecimiento intelectual, corresponde precisamente a los primeros años del desarrollo cerebral. Las aulas de clase proveen todas las comodidades y las exigencias de la tecnología actual. En sus instalaciones existen 155 computadores con acceso a Internet, además de otras herramientas electrónicas, y los indispensables laboratorios debidamente dotados. Sus edificaciones constituyen un ejemplo arquitectónico de renovación urbana. Quizás el hito más importante de la ciudadela es la biblioteca, dotada de computadores e Internet de banda ancha. Un cono arquitectónico de cuatro pisos que albergará 14.000 libros. Se constituye en el edificio más alto en sus alrededores, desde donde se puede divisar el resto de ciudad. Su importancia se debe a que estas instalaciones no servirán solamente como laboratorio del pensamiento para los estudiantes, adicionalmente se convertirán en el hogar de las múltiples iniciativas sociales que se desarrollen en este populoso sector. De esta manera, muchas personas adultas podrán continuar capacitándose, o simplemente disfrutando de las actividades lúdicas o culturales que ofrece una biblioteca moderna.Pero lo más importante está por verse. El concepto educacional es muy valioso y su construcción ambiciosa, sin embargo aún falta el componente humano; de su preparación y desempeño depende el éxito o el fracaso de una idea conceptualmente bien concebida.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad