Fertilidad y envejecimiento

Marzo 23, 2016 - 12:00 a.m. Por: Alfredo Carvajal Sinisterra

Hasta hace poco tiempo, un tema recurrente en gran parte del mundo, fue la necesidad de ejercer un control al crecimiento poblacional. Los índices reproductivos eran superiores a los del desarrollo económico, por consiguiente los ingresos por persona forzosamente iban a ser cada vez menores. Además, según la teoría Maltusiana, la producción de alimentos crecería a un menor ritmo que el aumento de los habitantes. Una perspectiva dramática.No obstante, en los países con mayor desarrollo económico, la preocupación es actualmente la contraria. Se ha confirmado con el tiempo, que a medida que se adquiere un mayor nivel de bienestar, las parejas limitan naturalmente el número de hijos, a tal punto que algunos países europeos están experimentando un decrecimiento poblacional. Según las predicciones más recientes, se estima que en Colombia, la cima del crecimiento poblacional llegará en el año 2050, cuando nos estabilizaremos y comenzaremos a decrecer. El envejecimiento promedio de la población, ya se está produciendo. La medicina moderna ha aumentado la edad de supervivencia de las personas y disminuido las tasas de mortalidad en los recién nacidos, causando un doble efecto. La pirámide poblacional se ha achatado, la cúspide se ha ampliado y la base se ha reducido, lo que se traduce en que hay menos jóvenes y más viejos.Hace dos o tres años, la revista The Economist relataba como en el Japón se había tenido que evacuar todo un pueblo, debido a la escasez de gente joven dispuesta a realizar labores manuales.Los cambios que se van a producir por el aumento de la población en edad madura y la disminución de los jóvenes, nos van a sorprender. En el sistema pensional se van disminuir los contribuyentes y a crecer los solicitantes, en otras palabras se aumentará el número de quienes reciben jubilación y se disminuirá el número de quienes pagan. Para corregir esta insostenible relación, se debe aumentar la edad de jubilación, o incrementar considerablemente las contribuciones.La inversión en centros de salud y servicios para personas mayores va a continuar acelerándose, al igual que los gastos de este segmento poblacional.Por primera vez leí entre las razones para aumentar los índices de empleo en los EE.UU., el envejecimiento de la población. Con menor oferta de empleo, se satisfizo la demanda ocupacional. Resultó ser inferior el número de quienes buscaban empleo, en razón de la edad. Los hábitos de consumo de las personas mayores son muy diferentes a los de los jóvenes. Se va a potencializar la demanda por medicinas y disminuir la asistencia a discotecas. La automatización, la robótica y la ortopedia van a ser cada día más demandadas para suplir las limitaciones de las personas de edad avanzada. Las escaleras automáticas, las rampas y los ascensores van a proliferar.El ahorro se estimulará. Las personas tendrán mayor conciencia de la necesidad de acumular recursos, para sobrellevar con dignidad, el prolongado período de la vejez.Muy posiblemente habrá un crecimiento económico más moderado. El consumo no tendrá la misma dinámica, la población joven es más derrochadora. Se afectará también la política. El promedio de edad de los electores va a incrementarse, por consiguiente habrá cambios en el perfil de las preferencias de los votantes.

VER COMENTARIOS
Columnistas