Seamos positivos

Noviembre 24, 2012 - 12:00 a.m. Por: Alfonso Ocampo Londoño

No hay duda de que en ocasiones debemos enfrentarnos a problemas pero hay que hacerlo en forma positiva, no negativa, para salir logrando lo mejor, ya que con una actitud negativa nos entregamos a lo peor. Por esa razón debemos siempre pensar que es mejor resolver los problemas en forma acertada si lo hacemos constructivamente.Uno de los problemas que nos preocupan son las noticias en donde hacen énfasis en lo negativo, sin que se haga una presentación al menos igual a lo que se hace bien. Gran parte de las noticias sobre la educación superior se refieren a los problemas de las instituciones, particularmente de ciertos estudiantes o profesores que muchas veces son políticos y generalmente de izquierda y no se muestra y no se le hace énfasis en lo que produce la universidad en investigación, proyección social y su aporte al progreso de la comunidad.Es hora de que los medios de comunicación y nosotros cambiemos de actitud y le demos prioridad a los actos positivos de progreso y que no se desplieguen sólo los delitos y malos manejos de la economía y de las relaciones internacionales. Estamos ahora ante un serio problema por el mal fallo que la Corte Internacional de Justicia ha dado al litigio del Archipiélago de San Andrés y Providencia, en lo que respecta al mar que teníamos al norte de las nuestras islas y que en este fallo se le dio a Nicaragua perjudicando seriamente a la parte pesquera, el de posibles yacimientos de hidrocarburos y de las comunicaciones marítimas con los cayos Quitasueño y Serrana. Nos debemos enfrentar a este problema y buscar la forma de arreglarlo ya sea que se pueda lograr que se estudie de nuevo, por las fallas que tiene y ver cómo ayudamos a nuestros compatriotas de San Andrés a salir de los problemas que van a sufrir por este fallo. Seguramente el Gobierno los debe ayudar como ya lo está analizando el presidente Santos con los nativos, sea apoyándolos en forma económica y ver en qué otra forma se les puede colaborar.También queda por definir lo que debemos hacer con las relaciones con Nicaragua, sin que vayamos a caer en alguna guerra. Pero hay que estudiar, pedir y lograr que se deje pescar a los nativos de San Andrés, así como tener buenas comunicaciones por mar con los cayos Quitasueño y Serrrana que según el fallo quedan en un mar de Nicaragua. Vamos a tener que buscar una forma de tratar con dicho país de ser posible que sea aceptable para los dos pero sin que se pueda aceptar que sólo lo que Nicaragua diga sea lo que se tiene que hacer por la razón o por la fuerza. Lo que quiero plantear es que al tener un problema como este hay que analizarlo y ver lo que se puede lograr en forma positiva o constructiva, pero no creer que todo se ha perdido. Seamos positivos y no negativos en los problemas serios que tengamos ya sean del país o de cada uno como individuo.

VER COMENTARIOS
Columnistas