Inseguridad en el Sur

Inseguridad en el Sur

Diciembre 11, 2010 - 12:00 a.m. Por: Alfonso Ocampo Londoño

Es muy preocupante la situación que se está viviendo en el sur de la ciudad, especialmente en la Comuna 22. Por esa razón se realizó el 8 de diciembre una reunión en la parroquia La María en la cual participaron un poco más de 45 personas que viven en los barrios de este sector, con el objeto de ver como se analizaba y afrontaba esta situación. Se planteó que ya habían ocurrido en este año alrededor de 50 asaltos a las casas y se declaró claramente que era imperativo, no sólo pedirle al Municipio un mayor número de policías en el sector de La María, sino que la misma comuna se organizara para afrontar esta situación nombrando un comité encargado de que se tenga una mayor preparación de los habitantes para su defensa y que colabore estrechamente con la Fuerza Pública, ya que se cree que debe haber un trabajo conjunto y responsable entre las fuerzas que los vigilan como de los mismos habitantes para prevenir y protegerse de estos ataques.Es muy importante que esta situación se mejore ya que en esta zona están numerosas casas, centros comerciales, universidades, hospitales y centros de educación y atención social. Es el sector donde se está realizando la mayor urbanización en la ciudad y por lo tanto está recibiendo una gran cantidad de personas y familias. El Municipio tiene la obligación de prestarle un apoyo muy especial.Pero esta seria situación se agrava porque una parte del sector se siente incomunicada e insegura por la deficiente división de la Carretera Panamericana, o vía hacia Jamundí. Obra que separó los carriles que van al sur de los que vienen hacia Cali sin ofrecer retornos a quienes viven al otro lado, así como a los vehículos que salen del Cementerio Metropolitano del Sur y que deben ir hasta el límite con Jamundí para poder regresar. Son alrededor de 12 ó 15 kilómetros adicionales en su recorrido desde la desviación hacia Puerto Tejada.El problema de tener mayor recorrido implica más gasto de combustible, pero lo más serio es que este innecesario trayecto lo debe hacer la Policía a la que se llama si hay problemas de amenaza, atraco o robo, así como una ambulancia que se haya pedido por un problema serio de salud o accidente. También les sucede a los clientes que van a los restaurantes de la carretera o establecimientos del sector. Por este motivo se produjo un movimiento de protesta de los propietarios de estos negocios que han perdido clientes, porque, según dice el concejal Jaime Gasca, no se realizaron los retornos adecuados y necesarios. El cabildante presentará un derecho de petición a los gestores de la mala división de la carretera con la solicitud de que se hagan los retornos necesarios, en lo cual seguramente lo acompañarán no sólo los propietarios de los negocios, sino todas las personas que viven o trabajan en la zona.

VER COMENTARIOS
Columnistas