Hospital Universitario

Julio 21, 2012 - 12:00 a.m. Por: Alfonso Ocampo Londoño

Todos estamos preocupados con la situación del Hospital Universitario, el principal del suroccidente del país. Es, sin duda, el sitio que todos tenemos para casos de urgencia, cuando necesitamos un examen especial y porque en él se forman médicos del futuro.Me duele esta situación ya que fui nombrado director cuando la Asamblea Departamental decidió que debía ser el hospital docente de la Facultad de Medicina de Univalle. Lo recibí cuando aún no se había terminado de construir. Tenía sólo tres pisos, el tercero para los enfermos del Seguro Social y el resto para la docencia. Hicimos un gran esfuerzo para terminar sus siete pisos aunque quedaban algunos problemas en el Servicio de Urgencias, la cual fue probada cuando se presentó el ataque a los camiones del Ejército que tenían explosivos, en la Estación del Ferrocarril que la demolió. Recuerdo que llegaron esa noche unos 1.000 pacientes que llenaron hasta los corredores mientras el Club San Fernando que quedaba al frente y por iniciativa de su promotor, Eduardo Buenaventura, lo puso al servicio como de los enfermos menos graves.Desde ese momento y sin descanso el hospital se dedicó a prestar una excelente atención y a la formación de los médicos y se convirtió en uno de los mejores de Colombia, junto con la Facultad de Medicina. Al terminar esta tarea inicial nos visitó el presidente Alberto Lleras Camargo, que quedó muy impresionado por la labor y nos felicitó. Unos días después me hizo el honor de nombrarme Ministro de Salud. Esta tarea ha seguido sin descanso todos estos años, por eso toda la comunidad está seriamente preocupada por la situación que afronta el Hospital por la falta de recursos de las entidades oficiales y las deudas que tienen las EPS.Otro aspecto importante es la dirección, pues todo indica que ha tenido influencia politiquera que ha dañado su administración. Esta era en principio dirigida por la Universidad a través de su Facultad de Medicina. Es importante analizar bien la dirección y restablecer la que se hacía al comenzar sus servicios que marcharon siempre bien. Por eso es importante lo planteado por el gobernador Ubeimar Delgado cuando dice: “Dadas las condiciones en que se encuentra esta casa de salud, la Universidad de Valle administre el HUV para que pueda servir a la academia y a su vez, pueda retribuirle a los más pobres. La salud debe manejarla la academia, la ciencia y la tecnología que son las que conocen del tema. Es vital adoptar medidas que garanticen el servicio de salud a la población más pobre del Valle y de otros departamentos vecinos”. Para esto tanto el Departamento, como la Alcaldía y también la Nación deben colaborar en la financiación base de la prestación de los servicios médicos y dar más recursos. Tenemos el mejor Hospital del país y lo tenemos que mantener así.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad