Señor Gobernador

Agosto 15, 2012 - 12:00 a.m. Por: Alberto Silva

Desde Londres se cuestionó en los medios, la capacidad deportiva de los vallecaucanos. Era lo que nos faltaba. Esos caraduras hasta han puesto en duda el título de ‘Cali capital deportiva de América’, cuando la región no sólo eso ha sido pródiga en el aporte de deportistas al país sino también en eventos internacionales: campeonatos mundiales, panamericanos y competiciones nacionales, hasta ahora no igualados, que han puesto muy en alto el nombre de Colombia.Ahora con el furor por las pesas, se olvida que un palmirano, Ney López, fue el primer competidor colombiano en los Olímpicos de Roma, donde ocupó el noveno puesto. Fue el zapador de las pesas colombianas internacionalmente. Muchos siguieron sus huellas, gran parte de ellos vallecaucanos, incluida María Isabel Urrutia, representante hasta hoy del único departamento del país con podio Olímpico de oro; ahora le acompaña en bicicrós la linda paisa Mariana Pajón. ¿A qué viene esto?, se preguntará usted, señor gobernador. Pues a que se nos vienen encima los XIX Juegos Deportivos Nacionales de Colombia, que se realizarán en Cauca, Norte de Santander y Córdoba y hasta ahora no se ha visto en el Valle el énfasis que debe ponérsele a estas justas deportivas. De los 18 juegos realizados desde 1928 hasta hoy, 11 títulos han sido para el Valle, 6 para Antioquia y 1 para Bogotá. Este palmarés se ha forjado durante casi un siglo y es patrimonio de la región. Es un liderazgo el cual no se puede perder como lo ha hecho por falta de gestión en las tres últimas versiones. Señor gobernador: no pararle bolas a la participación del departamento en las próximas competencias nacionales, es como empezar a demoler la Iglesia de San Antonio en Cali o la del Milagroso en Buga. Ni más ni menos. Entonces a ponerse las pilas junto con sus funcionarios y con las entidades descentralizadas. Sí, ya sabemos que no hay un solo peso. Hasta para pagar un tinto hay que hacer vaca, pero ahí está la gracia de sus funcionarios quienes deben demostrar su capacidad de gestión y conseguir los recursos necesarios para no pasar de menesterosos ante la nación.Si no se tiene la voluntad política para apoyar a los deportistas vallecaucanos, es mejor no asistir a los próximos juegos como se hizo en 1985 para los XII Juegos realizados en Villavicencio, donde nuestra dirigencia deportiva no llevó representación, en franca y altiva protesta ante la componenda que le armaron al Valle, el resto de delegaciones, en los juegos inmediatamente anteriores en Neiva.El contingente del Valle tiene con qué para asistir a los próximos juegos, en la parte atlética. Su cantera posee excelentes competidores. El biotipo de sus deportistas es ideal por el aporte de melanina que les da particulares aptitudes para el deporte. Antioquia ha comenzado a surtirse, igual que aquí, de esas características étnicas, con deportistas nativos de la Costa Atlántica, pero de jurisdicción antioqueña y los resultados están a la vista.Nuestra representación deportiva debe contar con suficientes recursos financieros. La cuestión es con plata señor gobernador. Si no la tiene, invéntela. Llegan todos los días nuevos inversionistas, ávidos por colocar sus dineros aquí. ¿Qué pasaría si se les exige como contraprestación una participación obligatoria con destinación específica para el deporte competitivo de la región? Pero que sea para el competitivo, porque el recreativo deben practicarlo las empresas y los particulares en general, con responsabilidad social. ¡A sus marcas Señor gobernador! Y si no, avise.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad