Nuevo rumbo

Nuevo rumbo

Febrero 06, 2014 - 12:00 a.m. Por: Alberto Silva

La modernización del Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón de Palmira, que presta sus servicios a Cali y al sur occidente colombiano es una realidad.Como ha sucedido siempre, la humanidad cada tanto tiempo toma un rumbo diferente. En el caso de Colombia, su estructura primero fue alrededor del río Magdalena, luego de su Costa Atlántica y ahora será su Costa Pacífica la que marque el rumbo del país, así no lo hayan comprendido plenamente las altas esferas del Estado y el mismísimo pueblo vallecaucano, que no entiende ni conoce en su mayoría, la verdadera dimensión de los planes y proyectos que se desarrollan en el puerto de Buenaventura, en lo social, urbanístico e infraestructura portuaria. A ninguna otra región de Colombia distinta del Valle del Cauca, le corresponde determinar el rumbo del país hacia el futuro, por su posición geográfica y estratégica. En la Cámara de Comercio de Buenaventura se encuentran los sensores indicadores de los movimientos de inversión nacional y extranjera hacia el puerto. Por eso la razón del Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón. Posee las mejores condiciones meteorológicas y disponibilidad estacional todo el año en Colombia. Sin restricciones medioambientales le permiten gran visibilidad y maniobrabilidad de las aeronaves. No tiene ningún depósito de residuos orgánicos cercanos por lo cual hay ausencia de gallinazos y se encuentra dotado con las últimas ayudas de aeronavegación y altos niveles de protección.Aerocali S.A, concesionaria desde el año 2000, es la administradora y cuenta como operador aeroportuario a la empresa Aena de España, firma que opera 42 aeropuertos en España y 12 en Méjico. Costó mucho trabajo al Estado comprender la dinámica que imprimiría el desarrollo aeronáutico en su verdadera dimensión al país. Sólo la apertura hacia el Pacífico con su impacto económico lo convenció de su prioridad. Debían reconocer que el aeropuerto se encuentra ubicado en el centro de la región andina colombiana, equidistante de los principales terminales aéreos del país y en medio de las rutas internacionales que cubren las américas. La topografía que lo rodea nada tiene que envidiarle a la de los mejores del mundo, que permite mayor libertad de maniobra para las aproximaciones y despegues de grandes aviones comerciales. Además con 964 metros de altura sobre el nivel del mar, permite un despegue eficiente de las naves en los vuelos internacionales de larga distancia. Al aeropuerto se accede por la mejor malla vial del país. Por su proximidad de sólo 80 Km. con Buenaventura y la Cuenca del Pacífico, ofrece facilidades para generar nuevos corredores aeronáuticos. La ponderación de este gran proyecto de nación, es el reconocimiento a la gestión de nuestra gente y a la realización de sus grandes aspiraciones regionales.Afinando el olfato y debido al crecimiento natural del mundo, debemos entender que el Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón se convertirá en poco tiempo en el primero del país. No es presunción: es la realidad. Así ha sido siempre: objetivos considerados utópicos, al otro día son verdad.

VER COMENTARIOS
Columnistas