Homenaje Bicentenario

Homenaje Bicentenario

Marzo 19, 2011 - 12:00 a.m. Por: Alberto Silva

El puente del Bajo Palacé, sobre la carretera Panamericana, siete kilómetros antes de llegar a Popayán, fue el sitio donde se enfrentaron hace 200 años las tropas patriotas neogranadinas y las fuerzas realistas españolas, en la primera batalla de la Independencia. Allí, el 28 del presente mes, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, el gobernador del Cauca, Guillermo Alberto González, el gobernador del Valle del Cauca, Francisco José Lourido y los Estados Mayores del Ejército y la Policía Nacional y representantes de la sociedad civil, van a rendir homenaje a los héroes de aquella contienda. En ese lugar se realizará una parada militar a cargo de la Brigada 29 con sede en Popayán. La Gobernación del Cauca condecorará las banderas de las seis Ciudades Confederadas del Valle del Cauca, las cuales junto con la del Estado de Cundinamarca de aquel tiempo, fueron protagonistas de primera línea en la confrontación armada. De igual manera la Gobernación del Valle condecorará la bandera del Batallón Bajo Palacé de Buga.Con este acto de honor, el Estado ratificará la importancia de esa fecha como la iniciadora de la gesta bélica de la Independencia, donde el Ejército colombiano actuó por primera vez en una batalla. Hecho apenas conocido por los colombianos, dado que la historia oficial de Colombia la ponen a girar siempre en el exclusivo entorno de Bogotá.El gobernador del Cauca, Guillermo Alberto González, en una actitud que lo enaltece, ha querido reivindicar la especial actuación de las tropas vallecaucanas en esa primera batalla. Pero en honor a la verdad, junto con ellas combatieron muchos payaneses patriotas de prestancia, como Ignacio Torres, hermano del prócer Camilo, Nicolás del Campo Larrahondo, comandante de la vanguardia patriota, José María Ayala y otros tantos payaneses más, quienes no comulgaban con el régimen realista y deseaban fervientemente derrocar al gobernador español de la Provincia de Popayán. Por eso combatieron al lado de los vallecaucanos, incluso en contra de los de su misma cuna.El día de esta celebración, el Presidente de Colombia podrá pararse con todo respeto, por primera vez, encima de las osamentas de quienes de forma atrevida se enfrentaron a la corona española, para dar inicio a la configuración de la nación colombiana. Esta vez lo hará en Palacé, porque durante 200 años, sus antecesores siempre lo hicieron en Boyacá.¿Sabes sobre que estás parado? Es una pregunta que habrá que hacerles a los invitados, porque bajo sus pies, al terreno lo sentirán empedrado con las calaveras de muchos patriotas inmolados como la del caleño Manuel María Larrahondo, primer abanderado de tropa quien murió en pleno combate, o la del capitán de caballería, el palmirano Miguel Cabal Barona, primer oficial sacrificado en la Independencia o la del vallecaucano Juan Cancio, primer negro patriota, servidor de artillería, dado de baja al lado de su cañón pedrero. Debe servir la ocasión para apreciar el contraste del Puente del Bajo Palacé con respecto al de la Batalla del Puente de Boyacá. Este último es tratado como Santuario Nacional, donde se ha levantado un hermoso conjunto de monumentos digno de estudiosos y turistas. En cambio en Palacé, al lado de un sencillo pero cariñoso monumento en su honor, ya se ve la invasión y polución de su área con construcciones que nada tienen que ver con el venerable lugar. Ahora que el Gobernador del Cauca se ha apersonado de revaluar el protagonismo de la región suroccidental del país, vale la pena reclamarle al Estado central, el trato debido a sitios históricos como Palacé.

VER COMENTARIOS
Columnistas