Guadalajara de Buga

Guadalajara de Buga

Noviembre 17, 2017 - 11:35 p.m. Por: Alberto Silva

Buga la ciudad señora del Valle del Cauca fue fundada durante el primer siglo de la conquista española. Por ser fortín de defensa contra algunas tribus indígenas, entre ellas los pijaos y los bugas, fue trasladada en varias ocasiones a sitios distintos, hasta terminar en 1573 en el lugar que actualmente ocupa como Guadalajara de Buga, por orden del gobernador de provincia Jerónimo de Silva.

Al integrarse al Eje colonial del río Cauca, Buga comenzó a desempeñar papel fundamental en la colonización de ese eje, como quiera que la situación geográfica le permitió tener dos vías: la terrestre por el piedemonte de la Cordillera Central -sin el inconveniente de las inundaciones- que la comunicaría en los siguientes siglos con Popayán. Y la fluvial, la del río Cauca, con el mismo propósito pero por la Cordillera Occidental desde Cali hasta Mediacanoa casi en las propias calles de la ciudad señora, que la conectaría igualmente aguas abajo con Cartago y Santafé de Antioquia. Por ahí los bugueños vieron pasar y salir durante tres siglos el flujo migratorio europeo y africano que entraba por Buenaventura-Cali y el de la misma progenie colonizadora bugueña, con los cuales poblaron y colonizaron el norte de todo el occidente colombiano.

Ahora con motivo del reinicio de la cátedra de Historia Patria dispuesto por la Ley 166 del 2016 del Congreso de la República, ha llegado la hora de contar verdades a las comunidades, en este caso a la bugueña, como principal protagonista en la colonización por ejemplo del área donde hoy se asienta el Municipio de Calima Darién. Allí llegaron los bugueños y abrieron esas tierras para establecer sembradíos de trigo que buscaban con afán para producir la harina y fabricar el pan de la dieta a que sus ancestros estaban acostumbrados en Europa. Uno de los principales pioneros bugueños fue Cristóbal Domínguez de Sancebrian y Tenorio quien desmanteló de monte gran parte del área donde se encontraba el poblado indígena Calima, hoy convertido en Municipio Calima Darién y la Represa Calima, a donde llegaron trescientos años después supuestos colonizadores, paisas, boyacenses y tolimenses a reclamar como suya esa colonización convertida luego por ellos en vulgar guaqueria.

A Buga le correspondió como a todas aquellas poblaciones primarias del eje colonial, hacer el tránsito hacia la civilización desde cero en medio de selvas y dificultades sin par, al lado del último vestigio del drenaje del gran lago de Caucayaco: la laguna de Sonso, con sus setecientas hectáreas de espejo de agua, afortunado refugio de innumerables aves nativas y migratorias junto con variedad de mamíferos.

Buga cumplido su ciclo colonial de tres siglos con casi idénticas características al de las demás ciudades hermanas del Occidente colombiano, se preparó para el siguiente, el de la Independencia, donde concurrió con lujo de recursos y de gentes. Trescientos años en que no se supo gran cosa en Santafé de Bogotá de lo que se estaba desarrollando en las poblaciones ribereñas del río Cauca; en el valle de Pubenza, en el valle geográfico del río Cauca y en el andén aurífero del Pacífico.

En tanto Buga adquirió preponderancia agrícola, ganadera y cultural que se vio reflejada en el poder económico que adquirió y que puso a disposición de la patria cuando llegaron los duros días de los 12 años del conflicto independentista.

Hoy, a pocos meses de terminarse el proyecto de la doble calzada Buga - Buenaventura, repercute en el Occidente colombiano la gestión de los bugueños para su ejecución en que el actor principal fue su coterráneo Alejandro Cabal Pombo, quien llevó a los estrados del Congreso este asunto que la historia en estos últimos años por fin reconoció en justicia.

VER COMENTARIOS
Columnistas