Destino turístico

opinion: Destino turístico

Jaime Alberto Cabal, presidente de la Asociación Hotelera de Colombia, Cotelco, ha...

Destino turístico

Enero 31, 2011 - 12:00 a.m. Por: Alberto Silva

Jaime Alberto Cabal, presidente de la Asociación Hotelera de Colombia, Cotelco, ha informado que el territorio colombiano puede convertirse, en corto tiempo, en el más importante destino turístico del mundo. ¡Que cañazo! habrán pensado muchos. Algunos ni siquiera le han parado bolas a la noticia. Pero su pronóstico tiene buenos fundamentos, sólo que para lograr el objetivo se deben superar obstáculos duros y dolorosos.Es indudable que el turismo se nos vino encima. Cualquiera lo puede palpar. Con sólo saber que mucho más de medio país, no conoce al otro más de medio país, nos damos cuenta del enorme potencial al interior de la nación, considerada su población en 45 millones de habitantes. Habitantes que hasta hace unos pocos años no tenían siquiera la oportunidad para visitar otras regiones, debido al orden público y a la falta de vías elementales para hacerlo.Lo mismo ocurre con el turismo extranjero. Sólo hasta ahora la situación del país permite la visita de turistas de otras partes del mundo, quienes llegarán atraídos por un teatro sin igual de paisajes y posibilidades de recreación y de aventura, sólo hasta ahora puestos a su disposición.Lo más grave es la precariedad de conocimientos de los anfitriones en cada región, quienes no entienden el turismo como una empresa que requiere de técnica y fundamentos esenciales para hacer la visita del forastero lo más amable posible. En otras palabras desconocen su propia cultura por falta de educación y por tanto el turista nacional o extranjero se choca con una alambrada de púas.Hay que evitar a toda costa que el turismo en Colombia se convierta en turismo de olla, como lo es en la Costa Atlántica, donde con la excepción de algunos puntos específicos de las zonas urbanas de Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, los demás son en su mayoría lugares donde el turismo “defiéndase como pueda” es la constante y la mugre y miseria la muestra lamentable de nuestra población. Y no se diga que se debe a las inundaciones de ahora porque esto ocurre desde mucho antes.Sí señor Cabal, el turismo hacia Colombia está a las puertas, pero ojalá no nos coja con los calzones abajo y con el agua distante, como parece va a pasar si no se toman las medidas correspondientes a todo nivel, porque a veces hasta los mismos dirigentes son insignes desconocedores de las normas que deben regir el desarrollo turístico de las regiones. Y como no existe en el país la entidad rectora del mismo, ¿que va a pasar? No debe ser el Estado el que lo opere, sino los actores mismos, quienes deben darse sus propios reglamentos y normas, como lo han hecho industriales, clubes de fútbol, ganaderos, azucareros y en fin, los propios dolientes de toda sociedad democrática. Hay que recordar que el turismo en las naciones desarrolladas no está en manos del Estado. Este sólo lo vigila.En la región vallecaucana, se dan pasos firmes como el de la ‘Corporación Destino Paraíso’, donde la fundamentación de los actores turísticos en los municipios de Buga, Palmira, El Cerrito, Ginebra y Guacarí, se constituye en la base para lograr un turismo de altura, articulado y sostenible. Y se da precisamente en el área de la mejor malla vial del país, a quince minutos del Aeropuerto Internacional de Palmaseca, con alternativas de productos turísticos que envidiarían en cualquier parte del mundo. Por eso se ha dicho que así como Israel es un ejemplo agrícola y turístico arrancado al desierto, el Valle del Cauca es también lo mismo, pero arrancado a pantanos y lagunas.

VER COMENTARIOS
Columnistas