TLC, civismo y Sucumbíos

Septiembre 14, 2011 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

TLC - En el 2006 terminaron las negociaciones del TLC entre Colombia y EE.UU., que fueron ratificadas poco después por nuestro Congreso. Y desde entonces sólo ha habido un permanente carameleo por parte de los legisladores estadounidenses que olvidaron que Colombia ha sido su mejor aliado de la conflictiva Suramérica en los últimos lustros.Pero EE.UU. nunca se ha distinguido por su habilidad diplomática y por eso, a pesar de haber ayudado tanto al mundo, son vistos con recelo por muchos países occidentales, para no hablar de lo que de ellos piensan naciones extremistas como las que siguen las creencias musulmanas. Aunque para mí es fácil decirlo, y para nuestro gobierno difícil hacerlo, lo que provoca es que, por dignidad, Colombia retirara de su agenda el tema del trillado tratado. Civismo. La remodelación del Pascual Guerrero fue exitosa. Y a los sobrecostos prefiero no referirme pues vale más el civismo del público en el Mundial Sub-20. Nada que lamentar. Ni barras bravas, ni grosería, ni violencia. Todo el mundo contento y orgulloso de su estadio, gozando el espectáculo del fútbol en de un escenario lleno.Esta es una prueba de que las cosas se pueden hacer bien y debe motivarnos para que en el futuro el civismo continúe. Que el propio público se encargue de cuidar su estadio y que las autoridades actúen sin contemplaciones contra los desadaptados que intenten acabar con la buena imagen que se ha logrado o con la obra que tanto costó. El que asista al Pascual debe saber que su equipo puede ganar o perder, pues para eso son los partidos, y no debe haber tragedia personal por el resultado y mucho menos tragedia colectiva.Sucumbíos. Creo que pocos saben quién era Luis Devia y tampoco qué es Sucumbíos. Se los voy a recordar. Devía era nada menos que alias ‘Raúl Reyes’, el funesto jefe de las Farc, y Sucumbíos es una provincia ecuatoriana que limita con Colombia. Su capital es Nueva Loja con una población de 144 mil habitantes. De la noche a la mañana Sucumbíos fue noticia cuando hizo el ridículo de dictar orden de captura contra Juan Manuel Santos, quien era nuestro ministro de Defensa. El argumento fue decir que Colombia había violado la soberanía ecuatoriana y no había pedido autorización para realizar la operación militar que el 1 de marzo de 2008 dio de baja al mal recordado jefe guerrillero. El campamento subversivo bombardeado quedaba en territorio ecuatoriano y en una acción de Estado Colombia no informó de sus planes al país vecino para no arriesgar el éxito de la Operación Fénix pues había fundados indicios de que existía colaboración entre la guerrilla y el gobierno de Rafael Correa. Ahora que las cosas estaban calmadas, Sucumbíos vuelve a meter la pata y dicta orden de captura contra nuestros generales Óscar Naranjo, Freddy Padilla de León, Jorge Ballesteros, Mario Montoya y Guillermo Barrera, en ese entonces director de la Policía, comandante de las Fuerzas Militares, comandante de la Fuerza Aérea, comandante del ejército y comandante de la Armada, respectivamente. ¿Será que Sucumbíos viene de sucumbir, verbo que según el Drae significa rendirse, perecer o perder el pleito?Coletilla. Sería excelente que como nuevo rector de la Universidad del Valle, se eligiera al doctor Óscar López Pulecio, quien tiene la preparación y la experiencia necesarias para desempeñar con éxito tan importante cargo.

VER COMENTARIOS
Columnistas