Personaje del año

Personaje del año

Enero 04, 2012 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

Escoger el personaje del año en el mundo es generalmente fácil, pues casi siempre hay alguien que se ha destacado en forma notoria. Pero en el 2011 no fue así, por lo que decidí hacerlo por descarte. Empecé con Estados Unidos y el Vaticano, encontrando a Obama de capa caída tratando de hacer méritos para una difícil reelección, y a Benedicto XVI ratificando su título de campeón de la falta de carisma. Seguí con Europa donde están mal, con una economía fracasada, buscando cómo salvar al euro, con varios países quebrados, algunos líderes mal parados como Sarkozy en Francia, y otros desprestigiados como Berlusconi y Rodríguez Zapatero, quienes renunciaron a sus cargos en Italia y España. Subsisten la canciller alemana Merkel, quien a última hora ha tratado de convertirse en la redentora del Viejo Mundo y el británico Cameron, quien haciendo honor a su flema inglesa, mira con indiferencia lo que pasa al otro lado del Canal de La Mancha.Lo ocurrido en África es el resultado de décadas de despotismo y terror. Los casos de Egipto y Libia son suficientes para no dedicarle más tiempo a ese continente. Asia es otro mundo y está surgiendo como la tierra del futuro. Pero aún es prematuro calificarla como la solución que el hombre necesita, pues allá impera el autoritarismo y los derechos civiles están muy limitados a consecuencia de gobiernos de mano dura y tremendas diferencias socioeconómicas.Llego a México y dejo a un lado a Calderón, pues su país tuvo la desgracia de suceder a Colombia como paraíso del narcotráfico. Y olvido a los países centroamericanos, casi todos llenos de problemas, y en uno de los cuales, Nicaragua, reina un guache como Presidente. ¿Y qué queda? Suramérica. Un continente bello y desaprovechado, pero con un enorme potencial. Y encuentro a Correa y Evo que son un par de resentidos. La argentina Cristina Fernández y el uruguayo José Mujica son unos mediocres, y el paraguayo Fernando Lugo es un cura que al no tener sotana nada vale. Se salvan Piñera en Chile, la brasileña Rousseff y Santos en Colombia, quienes están iniciando gobiernos serios que eventualmente pueden llegar a beneficiar a sus pueblos. Queda en paréntesis el peruano Ollanta Humala, quien aún es un misterio.El personaje del año no tiene que ser un dechado de virtudes, ni un paladín de los derechos humanos. De hecho hombres nefastos como Hitler, Stalin y Castro fueron escogidos en su momento nada menos que por la revista Time. Con esta aclaración y por eliminación, como dije al principio, queda sólo un candidato que puede ser escogido. Impredecible al comienzo, atrevido después, folclórico más adelante, con ínfulas de líder, marioneta para muchos, para otros un nuevo rico que ha despilfarrado millones para comprar adeptos, enemigo de la empresa privada y de la libertad de prensa, imprudente e irrespetuoso. Últimamente y por largas temporadas maneja su país con un dedo desde la cama de un hospital, pues parece ser víctima de un cáncer que podría agravarse o curarse milagrosamente. Si llega a faltar, es posible que se desencadenen problemas de magnitud y consecuencias impredecibles. Personaje arrogante y detestable, pero influyente en el mundo desde hace años. Además, según él, es descendiente directo de Bolívar y favorito de Dios, lo que no deja de ser importante. Sí, damas y caballeros, ustedes acertaron. El escogido es Hugo Chávez.

VER COMENTARIOS
Columnistas