Nacionalismo

Agosto 15, 2012 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

En agosto de 2009 saqué una columna con este mismo título a raíz de los continuos desplantes de Hugo Chávez y Rafael Correa contra Colombia, los que crearon en nuestro país un fuerte sentimiento nacionalista conveniente y positivo.Hoy, por un motivo diferente que por fortuna es muy satisfactorio, estamos viviendo la misma sensación. Nuestro nacionalismo está por las nubes debido al triunfo de 8 colombianos que tenían puesta la camiseta de la patria y quienes por sus méritos y esfuerzo se convirtieron en los mejores del mundo en los Juegos Olímpicos de Londres. Yuri Alvear, Jackeline Rentería, Oscar Muñoz y Carlos Oquendo con sus medallas de bronce; Caterine Ibarguen, Oscar Figueroa y Rigoberto Urán con sus medallas de plata; y Mariana Pajón con su medalla de oro, enloquecieron a Colombia y nos hicieron sentir grandes a todos, orgullosos y felices de ser colombianos, olvidándonos por un tiempo de las penurias que por culpa de unos hampones desadaptados viene sufriendo el país desde hace casi medio siglo.Sin quitarle méritos a ninguno de los otros 6, hay dos momentos que cabe destacar. El último intento de Caterine Ibarguen en la competencia de salto triple cuando con un corazón que no le cabía en el pecho, echó el todo por el todo y le arrebató por un centímetro la medalla de plata a la ukraniana Olha Saladukha al imponer una marca de 14.80 metros, hazaña que no podíamos creer quienes estábamos pegados a la transmisión de televisión; y como si fuera poco, la sensacional y casi inverosímil carrera de Mariana Pajón quien hizo que las lágrimas corrieran por las mejillas de casi todos quienes la vimos coronarse con oro al imponerse en la prueba de bicicrós a una jauría de excelentes y peligrosísimas competidoras, emoción que llegó al máximo cuando en su honor se izó la bandera amarilla, azul y roja al mismo tiempo que sonaban las notas de nuestro himno nacional. Fueron dos momentos que no quisiéramos borrar de nuestra mente.Lo que se vivió cuando Colombia entera estalló de gozo debe poner a pensar a los políticos ya que en toda nuestra historia no ha habido jamás uno que logre una manifestación tan grande y espontánea de respaldo, admiración y respeto. Esto confirma una vez más que parecen ciegos pues nunca hasta ahora han querido aceptar que el Gobierno de verdad, pero de verdad, apoye el deporte, no sólo estará haciendo el mejor negocio para alcanzar su popularidad sino que sin duda estará sembrando las bases para que ese nacionalismo positivo y sano que tanto le conviene al país, se arraigue cada día más.La falta de apoyo en la región está demostrada en que la totalidad de los países suramericanos sumaron sólo 6 oros y un total de 29 medallas, lo que les habría dado el puesto 13 por debajo de USA, China, Gran Bretaña, Rusia, Surcorea, Alemania, Francia, Italia, Hungría, Australia, Japón y Kazajstán. Y en cuanto a Colombia confirma que casi todo está por hacer y que nuestros triunfos son más el resultado del esfuerzo individual de los deportistas que de una política seria y agresiva del Estado.Es cierto que se ha hecho algo en comparación con épocas pasadas, pero no lo suficiente. El potencial de nuestros deportistas es enorme pero hay que respaldarlos. ¿se imaginan a dónde podrían llegar si con tan poco apoyo lograron que Colombia quedara en el puesto 36 entre las 204 naciones que participaron en los Juegos de Londres?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad