Multas de tránsito

Agosto 18, 2010 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

La falta de autoridad de las distintas entidades del Gobierno Municipal es increíble. Y por eso en Cali el egoísmo impera y cada uno hace lo que le da la gana.En noticia de prensa de hace algunos días se decía que lo que los vehículos que circulan por las calles de Cali adeudan al Municipio asciende a cerca de $100.000 millones por concepto de multas represadas por infracciones de tránsito, suma inaudita que, de ser cierta, debería dar pena a quienes están a cargo del manejo del tráfico de la ciudad. Para darnos una idea de la magnitud de la cifra baste decir que en los presupuestos de las megaobras se afirma que la recuperación de 250 kilómetros de la malla vial de la ciudad vale $195.000 millones, o sea que cobrando lo que se debe por multas podríamos financiar la mitad del costo de la repavimentación. Llegar a $100.000 millones por cobrar no es cuestión de poco tiempo sino la acumulación del desgreño administrativo de varias años. Y lo más triste es que las autoridades municipales desaprovechan la excelente herramienta que tienen para que las multas se cancelen en forma oportuna pues con control adecuado podrían inmovilizar de inmediato los vehículos de quienes no pagan sus infracciones a tiempo. Si el vehículo es de un particular, una vez desmovilizado él verá cómo arregla su problema; y si es de una empresa, ésta debe responderle al Municipio y luego verá cómo le cobra a su conductor irresponsable. En el primer trimestre de este año prescribieron multas por cerca de $400 millones que la ciudad perdió. Y sólo ingresaron a las arcas municipales $2.207 millones o sea únicamente el 2,2% de la cartera morosa. Sin embargo, lo más grave no es el increíble tamaño de la deuda sino la irresponsabilidad del Municipio para manejarla pues se llegó a esa cifra como consecuencia de la incompetencia, la falta de autoridad y el no pensar en el beneficio de Cali. Es increíble saber por las noticias que hay varios ciudadanos que adeudan por multas más de $20 millones cada uno, siendo el aparente campeón un tal Luis Evelio Toro que debe $29.532,515 por 93 comparendos no pagados.Las autoridades locales dan como explicación que “las normas contenidas en el Código Nacional de Tránsito son muy laxas y no permiten tomar decisiones para condenar de una manera fuerte a los infractores”. Qué maravilla. Esa ni es explicación ni soluciona nada. ¿Por qué no se modifican los errores de esas normas? La verdad escueta y sin disculpas es que estas cosas ocurren porque no hay sanción para los conductores ni para los funcionarios corruptos que los alcahuetean. Señor Alcalde: usted que aparentemente tiene tanto deseo de acertar, que tuvo el valor de decretar las poco populares pero necesarias e importantes megaobras, que con tanta facilidad y claridad nos explicó personalmente hace algunas semanas varios de sus planes y proyectos, tiene la obligación de tomar directamente cartas en este asunto, que es una vagabundería que no puede continuar. Señor Alcalde: lo que ocurre es como para Ripley, algo que nadie sensato puede entender, así sea la triste realidad. Actúe pronto y con autoridad y trate de evitar que los muchos Luis Evelios que andan sueltos por ahí, sigan manejando tranquilamente en Cali con su dechado de virtudes, burlándose de las autoridades de Tránsito, de todos nosotros y de usted.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad